Argentina:Nuevo juicio oral contra represores

Videla reunido con Bignone.

Causa Campo de Mayo
Nuevo juicio oral contra represores
(168 Horas – lunes 26 de octubre de 2009) El Terrorismo de Estado instalado a partir del golpe cívico militar del 24 de marzo de 1976 desplegó más de 600 centros clandestinos de detención y puntos de apoyo de su sistema represivo en todo el territorio nacional. Uno de los mayores centros de desaparición y del que menos se conoce, por donde pasaron más de 5000 personas y muy pocas sobrevivieron, funcionó en Campo de Mayo. Su área de operaciones fue la Jurisdicción de la Zona 4 que abarcaba: Escobar, General Sarmiento, General San Martín, Pilar, San Fernando, San Isidro, Tigre, Tres de Febrero, Vicente López, Exaltación de la Cruz, Zárate y Campana. Estaba a cargo del Comando de Institutos Militares, del que dependían las escuelas de “formación” del Ejército, cada una de las cuales tenía un área geográfica asignada.

Desde 1976 hasta 1980, funcionaron allí cuatro centros clandestinos de detención, tortura y muerte: El Campito o Los Tordos, Las Casitas o La Casita, el Hospital Militar y la Prisión de Encausados. En el Hospital Militar se montó una maternidad clandestina en la que dieron a luz numerosas prisioneras embarazadas de ese y otros centros clandestinos ubicados en la zona. Sólo seis de esos niños nacidos en cautiverio, arrancados a sus madres y apropiados por represores, fueron recuperados. Hay además 540 denuncias de testigos de Jehová que sufrieron torturas y detención ilegal muy prolongada en otras dependencias dentro del mismo predio por ser objetores de conciencia.

(…)

http://168horas.com.ar/091026/091026_12.htm

2 pensamientos en “Argentina:Nuevo juicio oral contra represores”

  1. que insensibilidad tan grande de estas personas,pero Jehova siga protegiendo a nuestros hermanos para que puedan resisitir estos ataques,y siempre estaran en nuestras oraciones

  2. queda claro la desicion de nuestros hermanos a mantenerse fieles…que ejemplo para cuando nos sobrevenga la gran tribulacion, que cerca esta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *