Archivo de la categoría: Cirugias

Cosaga lidera en Galicia la cirugía que no utiliza sangre de donantes

Es el hospital de referencia para los Testigos de Jehová en la comunidad

El hospital de Cosaga en Ourense es pionero en Galicia en la realización de operaciones quirúrgicas sin utilizar transfusiones de sangre alogénica, es decir, la donada por otras personas. Este tipo de intervenciones son demandadas por el colectivo de Testigos de Jehová, cuya doctrina impide recibir ese líquido vital de otros; pero también tiene cada vez más solicitantes ajenos a esta opción religiosa.

Solo en lo que va de año Cosaga desarrolló más de 60 intervenciones de este tipo, en prácticamente todas las especialidades quirúrgicas que realiza este centro sanitario: desde las urológicas a las otorrinolaringólogas, traumatología o cirugía general.

Las ventajas de esta modalidad son múltiples, según explica el doctor Miguel Ángel Vilar, impulsor e introductor de esta técnica en Ourense: «Aprovechas los recursos del propio paciente y se reduce el tiempo quirúrgico de estancia. Además no los sometes a una transfusión que bajo el punto de vista científico, en cuanto a la inmunología, es decir, el poder de infección, es más probable en la sangre alogénica», resume.

La clave para este tipo de intervenciones está en aprovechar los recursos del propio paciente, al que se somete a un proceso preparatorio previo, en el que se estimula la médula para que produzca más glóbulos rojos «hasta alcanzar los niveles que garantizan la producción adecuada», señala el especialista.

Durante la intervención la clave son los recuperadores de sangre. Se trata de bombas aspirantes que absorben ese líquido desde el campo quirúrgico.

Esa bomba intraoperatoria está incorporada a un circuito cerrado que lleva una serie de microfiltros cuya función es evitar que la sangre se contamine y se coagule, merced a un sistema con heparina que favorece la licuación.

Una bolsa recepciona el líquido y desde ahí se vuelve a transfundir al propio paciente. Finalizada la intervención, en el posoperatorio, se utilizan drenajes que van conectados a filtros especiales y una bolsa que permite también durante un espacio de tiempo determinado -normalmente de cuatro horas máximo-, refundir la sangre del paciente. El doctor Vilar asegura que la técnica es «sencilla y además barata», El proceso de estimulación medular no requiere de complejos medicamentos.

«Para preparar a un paciente para que la cifra de hemoglobina le suba de 12 a 14, hay que suministrarle hierro, ácido fólico y vitaminas B y C.; en conjunto no llega a cuatro euros. Luego está la bomba aspiradora, de la que se tiran los fungibles con cada paciente, pero que tampoco es material excesivamente caro; y el recuperador posquirúrgico puede valer unos 50 euros» resume Vilar, que apunta que una bolsa del Banco de Sangre puede costar a un hospital «unos 400 euros».

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/ourense/2014/10/26/cosaga-lidera-galicia-cirugia-utiliza-sangre-donantes/0003_201410O26C3991.htm

El niño Británico completará su tratamiento contra el cáncer en Málaga

Finalizada la sesión de terapia de protones en Praga, seguirá sus cuidados en un hospital privado de Marbella

El hospital «High Care» de Marbella será el próximo destino de Ashya King. El niño británico, aquejado de un tumor cerebral, huyó del Reino Unido con su familia en busca de un tratamiento menos agresivo. Tras un rocambolesco viaje, con detención policialincluida en España, llegó a Praga donde durante mes y medio se le ha tratado con terapia de protones. Ayer recibió la última dosis de esta sofisticada radioterapia que ataca de forma selectiva el tumor y protege los tejidos sanos. Ashya padece unmeduloblastoma un tipo de tumor cerebral que obligaba a radiar el encéfalo y la médula espinal con el riesgo de sufrir graves secuelas permanentes.

Los padres, testigos de Jehová, temían que el tratamiento clásico que le ofrecían los médicos británicos dejara a su hijo «como un vegetal» y por eso buscaron una alternativa a la radioterapia clásica. Solo había dos centros en Europa con esta tecnología, uno en Suiza y otro en Praga, donde ha sido tratado.

Ha mejorado

La radiación con protones parece que ha funcionado y el pequeño ha mejorado desde que llegó a la República checa a mediados de septiembre. Cuatro semanas después, se le quitó la sonda nasogástrica por la que se le había estaba alimentando y el niño empezó a comer con normalidad. Ahora ya no está tumbado en la cama, puede sentarse y reacciona a los estímulos de su alrededor. Incluso juega, explica en un comunicado Iva Tatounova, director del Centro de Protones de Praga.

Pese a los progresos, el tratamiento de Ashya todavía no ha concluido. Ahora la quimioterapia debe tomar el relevo de la radiación por protones. La combinación de ambas terapias puede conseguir una curación en el 70-80 por ciento de los casos, según el centro médico checo.

Le tratará el oncólogo Cortés Funes

Los protones y la rehabilitación que ha hecho en el Hospital Universitario de Motol parecen haber tenido éxito. Aunque el pequeño no seguirá tratándose en Praga. La familia King ha decidido seguir con los cuidados que necesita su hijo en el sur de España, en el High Care Hospital de Marbella que dirige el oncólogoHernán Cortés Funes. Este especialista, uno de los más reputados en nuestro país, viajó hace una semana a Praga para conocer a su nuevo paciente y los detalles de su caso.

Está previsto que durante este fin de semana la familia King vuele hasta Málaga para ingresar el lunes en el hospital marbellí.

Ayer despidieron al pequeño con una fiesta en el hospital checo. Durante la celebración, su padre Brett King recordó cómo fue su huida del hospital británico donde estaba ingresado su hijo y se alegró de su decisión. «Nos deberíamos preguntar hasta qué punto estamos informados de los tratamientos disponibles para tener la garantía de que nuestros hijos reciben lo mejor. Yo tuve que investigar si había otras opciones, tomé mi decisión y ahora estoy feliz».

http://www.abc.es/sociedad/20141024/abci-ashya-tratara-espana-201410241307.html

Máquina recicladora de sangre gracias a la impresión 3D

La empresa británica Brightwake ha desarrollado una revolucionaria máquina recicladora de sangre llamada ‘Hemosep’, usando para ello la impresora 3d Dimension 1200es de la compañía Stratasys, según ha informado esta útima.

Hemosep recupera la sangre vertida durante las operaciones a corazón abierto y las grandes cirugías y concentra los componentes sanguíneos para transfundirlos al paciente. Este proceso, conocido como autotransfusión, reduce el volumen de sangre donada requerida y los problemas asociados a las reacciones que se producen tras las transfusiones de sangre ajena.

Hemosep consiste en una especie de bolsa que usa la tecnología de una esponja química y un agitador mecánico para concentrar la sangre succionada desde una parte del cuerpo sometida a una inervención quirúrgica o drenada por una máquina corazón/pulmón después de la cirugía, ha declarado Steve Cotton, director de I+D de Brightwake.

Hemosep impresión 3D

Las células son luego devueltas al paciente a través de la transfusión. En un ambiente de escasez de sangre, esta metodología de reciclaje tiene un enorme potencial para la industria médica y para ahorrar millones al Servicio Nacional de Salud.

Hasta el momento, los ensayos clínicos realizados en Turquía en más de cien operaciones a corazón abierto han confirmado la capacidad de Hemosep para reducir significativamente la necesidad de transfusiones de sazngre, y ahora continúan en Gran Bretaña.

Una de las primeras beneficiadas de Hemosep ha sido una enferma cardiaca británica, Julie Penoyer, de 50 años de edad, que como testigo de Jehová pidió no recibir sangre donada por terceros. Debido a que Hemosep recoge, limpia y devuelve la propia sangre del enfermo, este dispositivo era la solución perfecta para ella.

Para Brightwake, el uso de la impresión 3D ha permitido significativos ahorros de costes y de tiempo en la producción de dispositivos médicos que necesitan piezas de gran precisión y capaces de soportar las tensiones de las pruebas de funcionamiento y los tets de seguridad.

Hemosep impresión 3D

El prototipo de Hemosep cuenta con una serie de partes impresas en 3D, incluyendo los principales sistemas de filtración y de enfriamiento, lo que permite al equipo de la compañía probar su funcionamiento en el entorno previsto antes de pasarlo a la fabricación de metal.

El portavoz de la compañía ha declarado que anteriormente tenían que subcontratar las piezas y que su producción tardaba unas tres semanas, mientras que ahora la impresión 3D permite disponer de las piezas en una noche y reducir los costes de prototipos en un 96%, y de mil libras esterlinas por cada modelo.

http://www.imprimalia3d.com/noticias/2014/04/15/002026/m-quina-recicladora-sangre-gracias-impresi-n-3d

IMED Elche comienza a realizar intervenciones quirúrgicas sin sangre

El hospital privado ilicitano se convierte en una gran alternativa en este tipo de intervenciones en la provincia, al implementar un protocolo que permite realizar operaciones sin sangre ni hemoderivados.

Elche, 2 de junio de 2014. El hospital IMED Elche ha comenzado a realizar procesos quirúrgicos sin utilizar sangre externa. La unidad reúne y coordina a distintos especialistas como hematólogos, anestesistas, los especialistas quirúrgicos y personal de enfermería. Para la organización de la unidad se ha elaborado un estricto protocolo que establece todas las fases que el paciente debe atravesar desde antes de la intervención, hasta la realización de ésta y el postoperatorio. El proyecto contempla incluir progresivamente el conjunto de especialidades quirúrgicas de IMED Elche, para que cualquier paciente pueda elegir si desea someterse a una intervención sin el uso de sangre externa o hemoderivados.

La cirugía sin sangre se está haciendo cada vez más común por diversos motivos. En palabras del Dr. Carlos Yago, director médico de IMED Elche, la unidad se crea “ante la necesidad de ajustarnos a la evidencia científica actual en política de ahorro de sangre en el paciente quirúrgico, así como por la demanda de determinados pacientes que rechazan el uso terapéutico de sangre o derivados sanguíneos, por motivos religiosos, éticos o por miedo a los efectos colaterales de dichos productos”.

El Dr. Yago sigue explicando que “las intervenciones sin sangre cuentan con muchas ventajas, como la reducción de las posibles complicaciones intrahospitalarias, la recuperación más rápida del paciente o el menor tiempo de hospitalización”. Realizar este tipo de intervenciones “implica una preparación que va más allá del hecho quirúrgico, por lo que el resultado de la intervención suele ser mejor y más seguro”, comenta el propio Dr. Yago. Además, cabe destacar que existen determinados casos médicos en el que uso de sangre externa está claramente contraindicado, como en pacientes inmunológicos o pluripatologías.

** Implicaciones sociales y religiosas
La pasada semana visitaban el hospital IMED ELCHE, Tomás Medina y Fernando Martínez, como representantes del Comité de Enlace con los Hospitales de los Testigos de Jehová, quienes agradecían al Hospital IMED la puesta en marcha de esta nueva unidad. A nivel religioso, colectivos como los Testigos de Jehová rechazan las transfusiones de sangre ajena, por lo que unidades como ésta permiten a estas confesiones religiosas contar con una asistencia sanitaria de calidad, y que respeta sus creencias.

A nivel social, la preservación de un bien muy escaso, como es la sangre, también supone un punto más a favor del desarrollo de este tipo de intervenciones quirúrgicas. La realización de estas intervenciones puede suponer una solución a la carencia secular de sangre en los hospitales, que conlleva importantes problemas de salud pública.

http://www.notasdeprensacv.es/imed-elche-comienza-a-realizar-intervenciones-quirurgicas-sin-sangre-110605

Un documento imprescindible para los Testigos de Jehová

Según las estadísticas, el perfil de la persona que suscribe el documento de voluntades anticipadas (DVA) es una mujer (67% del total) mayor de 50 años. Alrededor de uno de cada cinco de los testadores son Testigos de Jehová, que se garantizan así cumplir el precepto de su religión que les prohíbe recibir transfusiones de sangre. Por esta razón, prácticamente todos los feligreses de este culto suscriben el testamento vital que, para la mayor parte de la sociedad, es un completo desconocido. Estas son algunas de las preguntas más habituales sobre el DVA.

1. ¿Cuándo puedo realizar el testamento vital (DVA)?

Un documento de últimas voluntades será válido cuando esté firmado por una persona mayor de edad, con capacidad legal.

2. ¿Qué debo hacer constar?

Instrucciones y límites referidos a las actuaciones médicas ante determinadas situaciones: es decir, qué quisiera y qué no quisiera la persona respecto a tratamientos y cuidados en caso de incapacidad temporal o definitiva. Se puede solicitar que no sean aplicadas o se retiren medidas de soporte vital (reanimación, diálisis, conexión a un respirador, nutrición e hidratación…). También puede especificarse la elección del lugar (hospital, domicilio…) donde se desea recibir los cuidados paliativos, la voluntad de ser donante de órganos, el deseo de recibir asistencia religiosa o no, si se es contrario a la autopsia, si se desea donar el cuerpo a la ciencia…

3. ¿Cómo lo puedo realizar?

De tres modos: 1-Ante tres testigos, que serán personas mayores de edad y no vinculadas con el otorgante por matrimonio, unión libre o pareja de hecho, parentesco hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, o por relación patrimonial alguna. 2-Ante notario (no hacen falta testigos). 3- Ante el funcionario encargado del registro vasco (sin testigos) en la sede del Departamento de Salud que corresponda al domicilio de quien otorgue. Hay que pedir cita previa (945 019254 o en registrodevoluntadesanticipadas-san@ej-gv.es)

4. ¿Cómo se redacta?

Existen diversos modelos de DVA, que pueden descargarse de la web de Osakidetza o en la de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD).

5. ¿Y si cambio de idea?

El DVA se puede modificar, sustituir o revocar en cualquier momento.

http://www.elcorreo.com/vizcaya/20130504/mas-actualidad/sociedad/documento-imprescindible-para-testigos-201304300828.html

Crean un gel que detiene las hemorragias al instante

  • A diferencia de otros productos, no necesita aplicar presión sobre la herida.

  • Forma una cubierta que imita la piel.

Un estudiante de Nueva York asegura haber creado un gel que detiene las hemorragias de forma instantánea.

Veti-gel es capaz de iniciar el proceso de coagulación y cicatrización de forma que las heridas se cierran al momento.

Crean un gel que detiene las hemorragias al instante

La posibilidad de curar al instante una hemorragia tras una herida era hasta ahora territorio de la ciencia ficción. Películas y series nos mostraban increíbles “pócimas” donde el hombre era capaz de sanar las heridas. Ahora un estudiante en Nueva York asegura haber logrado algo parecido, un gel que detiene las hemorragias de forma instantánea.

El autor de este trabajo es Joe Landolina, un estudiante del Polytechnic Institute of New York University. El joven ha creado el Veti-Gel, una sustancia que es capaz de cerrar las heridas de las arterias u órganos principales para detener inmediatamente las hemorragias. Asegura que el Veti-gel es capaz de iniciar el proceso de coagulación y cicatrización de forma que las heridas se cierran al momento.

¿Cómo? Tal y como explica, el producto utiliza plantas modificadas genéticamente y se puede almacenar a temperaturas de entre 33 hasta 90 grados Fahrenheit. Una forma sintética de la matriz extracelular (MEC), una parte de tejido del cuerpo que mantiene las células juntas y activas en el proceso de coagulación. Veti-gel se une a MEC para formar una cubierta que imita la piel y es capaz de eliminar la necesidad de aplicar presión sobre la herida.

Si bien existen otros productos para curar rápidamente las heridas, como QuikClot, apósito utilizado por los militares, este requiere de varios minutos de presión sobre la herida. Según Landolina, este gel que detiene las hemorragias puede ser utilizado tanto para heridas internas como externas, así como quemaduras graves, siempre funcionando al instante.

Landolina se encuentra en estos momentos tratando de probar la sustancia en el ámbito veterinario. De resultar con éxito, buscará obtener la aprobación de la FDA (Food and Drug Administration).

Les dejamos con el vídeo sobre el funcionamiento de Veti-gel:

http://alt1040.com/2013/03/gel-que-detiene-las-hemorragias-al-instante

Un hospital para los Testigos

El programa contempla aplicar la técnica incruenta en las intervenciones de vesícula, extirpación de tumores de mama y de colon y de trauma.

Cirugía sin sangre en Manises. Preparar a los enfermos para que entren al quirófano fuertes y con el nivel más alto de sangre, y disponer de unas máquinas para recuperar la sangre que pierde el paciente en la sala de operaciones y refundírsela después, son estrategias que prepara el hospital de Manises para convertirse en el centro estrella de la cirugía sin sangre, una opción que busca atraer a los Testigos de Jehová.

PILAR G. DEL BURGO VALENCIA Todavía no es el hospital de los Testigos de Jehová pero lo será en breve, cuando el programa de cirugía sin sangre comience su andadura. El hospital público de Manises, que gestiona la UTE de Sanitas y Ribera Salud, quiere convertirse en el centro de referencia de la Comunitat Valenciana en el abordaje quirúrgico incruento y, en unos años, hasta de España, junto con la Clínica Teknon que es la líder indiscutible en este tipo de operaciones.
El de Manises, como todos los centros hospitalarios públicos o privados, dedica anualmente una partida importante a pagar la factura del Centro de Trasfusiones que tiene la exclusividad en la extracción y tratamiento de los derivados sanguíneos. La sangre que es un bien “escaso y precioso” como la define el director asistencial del centro, Carlos Rodrigo, no está exenta de riesgos cuando hay que trasfundirla a un paciente.

Esta fue la doble óptica que llevó a la dirección a poner en marcha el ambicioso Plan de Ahorro de Sangre que pivota sobre tres principios estratégicos: preparar bien al paciente, ampliar la formación y las habilidades del equipo quirúrgico y disponer de los últimos equipamientos para no desperdiciar ni una sola gota de sangre que un paciente pierde en una intervención.

El horizonte se vislumbra, ya que en un futuro inmediato el programa de cirugía sin sangre -que es la segunda fase del Plan de Ahorro- incluirá las intervenciones de vesícula, extirpación de tumores de mama, neoplasias de colon, tiroides, hernias y, sobre todo, cirugía de traumatología. Eso sí, con una excepción como son los recambios de prótesis donde se consume gran cantidad del precioso líquido porque los pacientes, casi todos de avanzada edad, la pierden como si fuera agua de un grifo abierto.

Recuperador periquirúrgico
Uno de los elementos de esta magna aventura que más juego va a dar es el “recuperador periquirúrgico”, un aparato que recoge la sangre que el paciente pierde en el transcurso de la intervención y la filtra para podérsela trasfundir con riesgo cero a continuación, porque es del propio enfermo.
Pero para evitar el uso del recuperador, el plan contempla que el paciente llegue al quirófano con una preparación sanguínea excelente. Ya sea porque se le ha dado o inyectado hierro, EPO o moléculas de recuperación sanguínea. “El enfermo tiene que estar en las mejores condiciones”, afirmó el director asistencial que señaló que lo que se preve es que llegue al quirófano con un nivel de hemoglobulina de 15 en vez de 12. Más vigoroso.

Rodrigo ya tiene datos que indican que el programa de cirugía sin sangre irá viento en popa, ya que en 2012 con el Plan de Ahorro se consumió la misma que en 2011, operando un 12,8 % más.

El directivo apuntó que la iniciativa solo puede consolidarse con unos profesionales concienciados en preservar el consumo de sangre. Los cirujanos tienen que adquirir gran habilidad instrumental, “ser más finos y más estrictos, porque una técnica más cuidadosa reduce el consumo de sangre en coste y seguridad”.

Carlos Rodrigo apuntó que ya hay pacientes Testigos de Jehová que acuden a Manises al conocer que existe un programa de ahorro de sangre. “Y ahora, se les podrá ofertar un mayor número de intervenciones sin sangre o con el menor consumo posible”, un nicho económico de boyante futuro que también ha comenzado a explotar el hospital de Torrevieja, que gestiona la UTE Ribera Salud y Asisa.

http://www.levante-emv.com/comarcas/2013/02/26/hospital-testigos/977424.html

España: II Jornada de Medicina y Cirugía sin Sangre

Aula docente del cursoAhorro de sangre en el entorno crítico

 

Uso racional de la sangre en Medicina y Cirugía

Afrontando retos
Programa de la II Semana sobre el Uso Racional de la Sangre

II Semana de la Medicina y Cirugía sin sangre

Centro Médico Teknon
Del 5 al 10 de noviembre de 2012

Este año, la II Semana del Uso Racional de la Sangre, Afrontando retos, que tendrá lugar entre los días 5 y 10 de noviembre, tiene como objetivo difundir los últimos avances, conceptos, técnicas y tecnologías que afectan a esta práctica.

Durante esta semana, organizada por la Unidad de Medicina y Cirugía Sin Sangre (UMCSS) y Fundación Teknon, se atenderán de manera específica diferentes temáticas de interés para aquellos profesionales que trabajan en entornos “sin sangre”, temáticas entre las que destacan el abordaje de la hemorragia obstétrica o el choque hipovolémico, entre otros.

La semana, basada en la Awareness Week que lidera la Society of Advancement of Blood Management (SABM) en Estados Unidos, es un foro óptimo de diálogo dedicado a la población en general, para dar a conocer el concepto Blood Management, como a profesionales, para compartir novedades y progresos.

Un espacio que cuenta con el aval científico de diferentes entidades, y créditos de formación continuada, donde expertos de reconocido prestigio nacional e internacional como el Dr. Spahn, la Dra. Cristina Rossi o el Dr. Antonio Pérez Ferrer, se darán cita para compartir experiencia y recursos.

Para Centro Médico Teknon, la UMCSS representa una mejora para los pacientes tanto a nivel ético y tecnológico, como a nivel cualitativo. Una opción innovadora que garantiza una mejor llegada al entorno quirúrgico, la búsqueda de la mejor opción terapéutica valorando el riesgo de sangrado, siendo un proceso sometido a un control riguroso.

Si no te es posible asistir puedes seguir el programa en directo en la Web de Teknon.
www.teknon.es/sin-sangre

La religión y la ciencia se unen por la sangre

Los cerca de 7.000 testigos de Jehová que hay en la provincia de Málaga podrían beneficiarse del servicio, además de las personas con problemas inmunológicos

Imagen de una intervención quirúrgica en el CHIP.

El Hospital CHIP ha incorporado una unidad para intervenir en quirófano a personas que rechazan física o ideológicamente las transfusiones. De este modo, tratarán la anemia preoperatoria, minimizarán las hemorragias y devolverán cuando sea posible el flujo sanguíneo de forma intraoperatoria.

MARINA FERNÁNDEZ El Complejo Hospitalario Integral Privado (CHIP) presentó ayer la Unidad de Cirugía Sin Sangre, que proporcionará un tratamiento integral a todos los pacientes que por motivos religiosos o inmunológicos deseen someterse a un proceso médico o quirúrgico sin necesidad de una transfusión de sangre.

Cabe recordar que los testigos de Jehová –en Málaga se estima que la cifra es de casi 7.000– rechazan las transfusiones principalmente por sus principios bíblicos relacionados con abstenerse de sangre y el uso que se le debe dar a la misma, por lo que no aceptan ser intervenidos en operaciones quirúrgicas dadas las posibilidades de necesitarlas.

Y es que aunque cualquier médico puede operar sin necesidad de trasfundir sangre, el riesgo siempre existe, por lo que muchos cirujanos se declaran objetores de conciencia. Por este motivo, el hospital CHIP ha querido incorporar la unidad, para que un paciente que no quiera o pueda recibir una trasfusión sanguínea pueda ser intervenido. Así, esta proporcionará tratamientos sin empleo de sangre apoyándose en técnicas científicas que permiten tratar la anemia preoperatoria, minimizar las pérdidas de sangre durante las intervenciones quirúrgicas o recuperar y devolver la pérdida de sangre intraoperatoria.

El coordinador de la Unidad de Cirugía Sin Sangre de CHIP, José Rivas Becerra, explica que la sangre es un bien cada vez más escaso, por lo que no está de más hacer un uso racional de la misma y además ponérselo fácil a aquellas personas que por sus creencias no desean la de otra persona. «Prevalece el principio de autonomía», asegura el doctor. Además, señala que las transfusiones sanguíneas no están exentas de riesgos como posibles infecciones, por lo que también ayuda a las personas que en su día desarrollaron alguna reacción.

El también especialista en cirugía general y del aparato digestivo destaca que cuando la unidad trate una operación urgente se emplearán recuperadores que sangre que disminuyan la hemorragia. También usarán el tratamiento con eritropoyetina, que aumentará los niveles del hematocrito y la hemoglobina reduciendo las necesidades transfusionales de los pacientes.

En el caso de los pacientes con una operación programada que tengan anemia, recibirán tratamientos de choque para que los niveles se incrementen al menos treinta días antes de la intervención.

Rivas afirma que el cuerpo humano cuenta con alrededor de cinco litros de sangre y que una operación de cadera o rodilla puede suponer la pérdida de uno, por lo que es fundamental que los especialistas del quirófano estén preparados en caso de que el paciente rechace las trasfusiones. «Es un reto que no todo el mundo está dispuesto a asumir», reconoce.

En cuanto a la recuperación de estos pacientes, el coordinador de la unidad asegura que evitando las transfusiones sanguíneas hay menor tasa de infecciones y también de problemas pulmonares. «La recuperación es lenta, pero se evitan riesgos», añade.

De este modo, durante la intervención, se hace una hemostasia exhaustiva –que el paciente coagule bien–, el anestesista lleva a cabo un control permanente y los compañeros de UCI también para cuantificar los drenajes y las analísticas junto al apoyo farmacológico. «Se necesita del conjunto de especialistas, que debe estar bien coordinado para que la pérdida de sangre sea mínima».

http://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2012/10/31/religion-ciencia-unen-sangre/544912.html

Paraguay: Camaristas conceden a testigo de Jehová pedido de no transfundirse

IPS INVOCÓ DERECHO A LA VIDA, PERO TRIBUNAL HIZO PREVALECER DERECHO A LA INTIMIDAD

Una discutida como polémica sentencia emitió la Cámara de Apelaciones, cuarta sala, al revocar un fallo que ordenó que un paciente, que profesa el culto Testigos de Jehová, se realice una transfusión de sangre. Los camaristas obviaron el derecho fundamental a la vida e hicieron prevalecer el derecho a la intimidad.

Lici Sánchez, jueza de garantías.
La Asesoría Jurídica del Instituto de Previsión Social (IPS) había promovido un amparo contra el paciente Pablo Manuel Sosa, por negarse a realizar una transfusión de sangre porque pertenece a la religión Testigos de Jehová.

Los médicos de la previsional indicaron que Sosa debía someterse a una cirugía, tras sufrir un accidente automovilístico y que las posibilidades de requerir la transfusión para elevar su nivel de hemoglobina podrían ser imprescindibles para salvarle la vida.

Fallo revocado

Así lo entendió la jueza penal de garantías Lici Sánchez y concedió el amparo para que Sosa sea transfundido, en caso de ser necesario para proteger su vida. La magistrada dictó su resolución el 6 de setiembre de 2012 a través de la Sentencia Definitiva N° 58.

La jueza dispuso que los médicos realicen el tratamiento médico necesario, incluyendo transfusión sanguínea, provisión de medicamentos, intervención quirúrgica y a precautelar todas las contingencias y derivaciones que puedan contraponerse a la salud del demandado.

Derecho a la intimidad

Luego de conocer la sentencia favorable del amparo, el paciente Sosa, bajo patrocinio de la abogada Abigail Irene Alonso, recurrió el fallo ante la Cámara de Apelaciones.

Los camaristas Lucio Portillo, Emiliano Rolón Fernández y Arnulfo Arias, por unanimidad, revocaron el fallo de primera instancia.

“Desde esta perspectiva, el IPS se encuentra deslegitimado para la promoción de la acción de amparo ya que, repito, como ente estatal se encuentra con la obligación de la protección de la vida y la salud de la persona, aún cuando el cumplimiento de las tutelas conlleve eventuales consecuencias a su derecho, este no otorga directamente legitimación al ente de seguridad social, pues eventualmente quedará resguardado por la declaración expresa de voluntad del paciente a su negativa de someterse a la transfusión sanguínea”, refiere el Tribunal en su argumentación.

Agregaron los camaristas que la autonomía de la voluntad individual de las personas está sustentada en la dignidad y la libertad de la persona de disponer de su cuerpo, ya que el caso no tiene siquiera punto de comparación con la reprobada eutanasia que podría contraponerse a los valores fundamentales confrontados.

Seguidamente, alegaron lo que dispone el artículo 33 de la Carta Magna sobre la intimidad personal y familiar, así como que el respeto a la vida privada son inviolables, y en tanto esta conducta no afecte el orden público, está exenta de autoridad pública.

Derecho a la vida

Los magistrados no se pronunciaron sobre el “derecho a la vida”, que tiene un rango superior a los demás derechos fundamentales.

Afortunadamente, el paciente Sosa no requirió de la transfusión sanguínea durante su cirugía.

Resta saber si en caso de haberla necesitado y los médicos no le transfundían, cuál sería la responsabilidad civil y penal de los galenos.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/judiciales-y-policiales/camaristas-conceden-a-testigo-de-jehova-pedido-de-no-transfundirse-464180.html

“La sangre es el asiento de la vida”, afirman los Testigos de Jehová

Ante la consulta de porque se oponen ante la transfusión de sangre, los religiosos Carlos Zapaya Mario Maratta explicaron el porque desde su religión se prohíbe la transfusión de sangre. “Nuestras creencias se basan en la Biblia, la Biblia explica que la sangre tiene santidad y en ella se asienta la vida”, afirmó Maratta. Explicó que su religión prohíbe incorporar sangre extraña por cualquier medio y ante casos médicos existen otras opciones a la transfusión de sangre.

 Mario Maratta, Testigo de Jehová

  Carlos Zapaya, Testigo de Jehová

Según explicó el religioso “la medicina recién esta conociendo muchas cosas de la sangre, la sangre no es un liquido, sino un fluido y recién están aprendiendo las complicaciones de las transfusiones de sangre”. Ejemplificó diciendo que “el efecto que tiene el ADN femenino incorporado por transfusión en el ADN del sexo masculino y los resultados han sido alarmantes, la medicina ha llegado a saber que la sangre es un tejido y cuando se hace una transfusión se hace un transplante”.

Maratta consideró que todas las personas somos diferentes y toda la sangre es diferente, por más que pertenezca al mismo grupo sanguíneo. Indicó que ha habido casos de transfusiones de sangre que terminan en muerte por un “shock de transfusión”.

En los casos de operaciones a los Testigos de Jehová, se realizan operaciones sin transfusiones sanguíneas y a través de otros tratamientos médicos se pueden llevar adelante las intervenciones médicas.

Los religiosos explican que “hay impresionantes formas de obtener sangre sin transfusión como la hemodilución”. Pidieron que las personas hagan ejercer su derecho a informarse, antes de las intervenciones médicas.

Por su parte Zapaya explicó que además de la hemodilución existen intervenciones que han evolucionado mucho de cirugías sin perdida de sangre y además de equipos de recuperación de sangre.

http://www.misionesonline.net/noticias/03/09/2012/la-sangre-es-el-asiento-de-la-vida-afirman-los-testigos-de-jehova

Los médicos encuentran que a los pacientes les va mejor sin transfusiones de sangre

Un estudio reciente sugiere que los Testigos de Jehová están en lo cierto.

En los Archives of Internal Medicine, los médicos de la Clínica Cleveland informó el mes pasado que los testigos que fueron sometidos a cirugía cardíaca sin una transfusión de sangre fue mejor que los no-testigos en cuanto a la infección y de complicaciones, duración de la estancia hospitalaria y de corto y largo plazo supervivencia.

Aunque el estudio, que comparó 322 pacientes de cada grupo, se centró sólo en la cirugía cardíaca, muchos médicos reportan tendencias similares en ortopedia, ginecología y neurocirugía.

En 1962, el Dr. Denton Cooley fue pionero en los llamados incruenta operación a corazón abierto en pacientes Testigos de Jehová de Texas. Desde entonces, la práctica ha evolucionado hasta el punto de que muchos cirujanos, independientemente de las creencias religiosas del paciente, tratan de minimizar la pérdida de sangre cada vez que pararse sobre la mesa de operaciones.

“Hemos tomado lo que hemos aprendido en la gestión de los Testigos de Jehová y la están aplicando a la población médica general en su conjunto”, dijo Jan Seski, director médico del Centro de Allegheny General Hospital de Medicina y Cirugía sin Sangre. “La sangre de por sí puede salvar la vida. Si usted tiene un paciente de trauma que viene después de un accidente de moto y están sangrando a la muerte, es necesario utilizar las transfusiones. Pero si se puede evitar, en algunos casos, usted recibirá una mejor resultado “.

Los testigos de Jehová rechazan las transfusiones de sangre por razones religiosas, pero muchos de ellos también temen la posibilidad de contraer enfermedades de transmisión sanguínea como la hepatitis o el VIH / SIDA a través de transfusiones.

No hay una metodología específica utilizada al realizar la cirugía sin sangre.Hospitales tomar un “enfoque programático conjunto”, dijo Seski, y deben adaptarse a las necesidades del paciente. No obstante, algunos procedimientos se usan para incrementar los conteos sanguíneos y para prevenir la pérdida de sangre antes, durante y después de la cirugía.

Antes de la cirugía, los médicos intentan normalizar recuento de sangre del paciente, ya que muchos son anémicos. Los pacientes con anemia no tienen suficientes glóbulos rojos sanguíneos sanos, que son responsables de proporcionar oxígeno a los tejidos corporales.

Los recuentos sanguíneos se puede levantar 1 gramo por semana proporcionando al paciente con hierro y hormonas de crecimiento sintéticos tales como la eritropoyetina, que estimula la médula ósea para producir células rojas de la sangre. El aumento de la velocidad con la que los médicos ahora pueden incrementar los conteos sanguíneos, a un nivel seguro para la cirugía es especialmente significativo, ya que los pacientes con un tumor maligno están mucho mejor cuando se opera en más temprano que tarde.

Una técnica desarrollada por hemodilución Seski y otros en 1977 en el MD Anderson Cancer Center es uno de una serie de estrategias utilizadas para guardar la sangre durante la cirugía. Se trata de un sistema de bucle cerrado que separa la sangre de un paciente en las células rojas de la sangre y el plasma claro. La máquina devuelve el plasma y una solución salina para el cuerpo del paciente durante la cirugía para igualar el volumen de sangre. Las células rojas de la sangre se mantienen en la máquina, sin embargo, y se devuelve al cuerpo en el extremo de la cirugía.

El cuidado postoperatorio de un paciente también es importante, ya que la sangre puede seguir siendo perdido después de una cirugía se haya completado. Las muestras de sangre, por ejemplo, puede eliminar hasta un litro por semana. Para reducir al mínimo la pérdida, los médicos ahora usan tubos pediátricos, dibujando pequeñas cantidades de sangre mientras sigue ganando los datos necesarios de la prueba.

Incisiones más pequeñas también han reducido la cantidad de sangre perdida durante la cirugía.

“Utilizamos un abordaje laparoscópico, y que nos permite llegar realmente a la gente antes de la cama porque no tiene dolor de una incisión grande,” dijo el Dr. James T. McCormick, que se especializa en la cirugía colorrectal. “Si se mantiene el tamaño de la herida pequeña, entonces, evidentemente, hay menos oportunidad de que haya una infección”.

—————————————————-

Doctors find patients do better without blood transfusions

A recent study suggests that Jehovah’s Witnesses are on to something.

In the Archives of Internal Medicine, doctors from the Cleveland Clinic reported last month that Witnesses who underwent cardiac surgery without a blood transfusion fared better than non-Witnesses in terms of infection and complication rates, length of hospital stays and short- and long-term survival.

Although the study, which compared 322 patients of each group, focused only on cardiac surgery, many doctors report similar trends in orthopedic, gynecological and neurosurgery.

In 1962, Dr. Denton Cooley pioneered so-called bloodless open-heart surgery on Jehovah’s Witness patients in Texas. Since then, the practice has evolved to the point that many surgeons, regardless of a patient’s religious beliefs, try to minimize the loss of blood each time they stand over the operating table.

“We’ve taken what we have learned in the management of the Jehovah’s Witnesses and are applying it to the general medical population as a whole,” said Jan Seski, medical director of Allegheny General Hospital’s Center for Bloodless Medicine and Surgery. “Blood in and of itself may be lifesaving. If you have a trauma patient that comes in after a motorcycle accident and they are bleeding to death, you need to use transfusions. But if you can avoid it, in some situations you will get a better outcome.”

Jehovah’s Witnesses refuse blood transfusions for religious reasons but many also fear the possibility of contracting blood-borne illnesses such as hepatitis or HIV/AIDS through transfusions.

There is not one specific methodology used when performing bloodless surgery. Hospitals take a “whole programmatic approach,” Seski said, and they must adapt to the needs of the patient. Nonetheless, certain procedures are used to increase blood counts and to prevent blood loss before, during and after surgery.

Before surgery, doctors attempt to normalize the patient’s blood count, as many are anemic. Patients who are anemic do not have enough healthy red blood cells, which are responsible for providing oxygen to body tissues.

Blood counts can be raised 1 gram per week by providing the patient with iron and synthetic growth hormones such as erythropoietin, which stimulate the bone marrow to produce red blood cells. The increased speed with which doctors can now boost blood counts to a safe level for surgery is especially significant, as patients with a malignancy are far better off when operated on sooner rather than later.

A hemodilution technique pioneered by Seski and others in 1977 at M.D. Anderson cancer center is one of a number of strategies used to save blood during surgery. It is a closed loop system that separates a patient’s blood into red blood cells and clear plasma. The machine returns the plasma and a saline solution to the patient’s body during surgery to equalize blood volume. The red blood cells are kept in the machine, however, and returned to the body at the end of surgery.

The postoperative care of a patient is also important, as blood can continue to be lost after a surgery is complete. Blood samples, for instance, can remove up to a pint per week. To minimize the loss, doctors now use pediatric tubes, drawing smaller amounts of blood while still gaining the necessary data from testing.

Smaller incisions have also reduced the amount of blood lost during surgery.

“We use a laparoscopic approach, and that allows us to really get folks up sooner out of bed because they are not having pain from a big incision,” said Dr. James T. McCormick, who specializes in colorectal surgery. “If you keep the wound size small, then obviously there is less opportunity for there to be an infection.”

http://www.scrippsnews.com/content/doctors-find-patients-do-better-without-blood-transfusions

“Pacientes tienen derecho a elegir tratamiento médico”

El médico Carlos Salaverría añadió que los Testigos de Jehová son respetuosos de las leyes y de la vida porque precisamente está dentro de los postulados religiosos

Puerto La Cruz.- El médico Carlos Salaverría y el abogado Antonio Rodríguez, como voceros del Comité de Enlace para los Testigos de Jehová de Barcelona, exigieron su derecho a réplica a propósito del artículo titulado: “Entes difunden sentencia sobre transfusiones”, publicado en este diario el pasado 18 de junio.

Rodríguez refirió que de acuerdo con el ordenamiento jurídico vigente “tanto en la Constitución Nacional, como en las leyes Orgánicas y Ordinarias, así  como en el Código de Deontología Médica, artículos 72 numeral 4 y  8 y Ley de Ejercicio de la Medicina (artículo 25 numeral 22) entre otros, se garantizan los derechos del paciente a elegir el tratamiento médico, previamente informado de los riesgos y beneficios de los mismos”.

Agrega que si bien estas normativas no se circunscriben a las transfusiones de sangre, la ley “establece que el paciente tiene derecho a rechazar cualquier tratamiento médico”.

En cuanto a la sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, expediente 07-1121 del 14 de agosto  de 2008, dijeron que esta establece que “el  paciente tiene derecho a ser informado por el médico tratante previamente a la aplicación de cualquier tratamiento terapéutico; que el médico está en el deber de informar al paciente de los tratamientos alternativos que existan en el país y que el médico debe hacer uso de estas alternativas a solicitud del paciente”.

Rodríguez y Salaverría sostienen que la Sala Constitucional consideró que para poder administrar una transfusión de sangre, no debe existir en el país tratamiento alternativo alguno. “En ningún momento, los Testigos de Jehová han rebatido la sentencia antes señalada, ni legal ni científicamente”.

Agregan que no están en contra de la ley. “Más bien, esta sentencia es muy clara cuando establece que los galenos  tienen el deber ético de hacer uso de los tratamientos médicos  alternativos a las transfusiones de sangre respetando así la decisión del paciente objetor”.

Subrayan que con la sentencia los médicos tendrán que ser más cuidadosos a la hora de transfundir sangre, ya que si hay  complicaciones y el paciente no autorizó la misma, son ellos los que tienen “la carga de la prueba”, es decir, tendrán que demostrar que era la única opción en el país, cosa que se evitan con el consentimiento informado.

Culto respetuoso

Salaverría añadió que los Testigos de Jehová son respetuosos de las leyes y de la vida porque precisamente  está dentro de los postulados religiosos y éticos que están consagrados en las escrituras (Salmos 36:9; Romanos  13:1). Acota que por eso, los Testigos buscan atención médica de calidad y aceptan la inmensa mayoría de los tratamientos médicos.

“Sin embargo, por razones religiosas (Hechos 15:20) no admiten transfusiones de sangre, y en su lugar, solicitan alternativas a la misma, las cuales existen en el país (como lo expone la sentencia del Tribunal Supremo) y están siendo utilizadas con éxito”.

Salaverría destacó que la tendencia mundial es hacia la medicina no transfusional de hemoderivados, por lo que en el futuro este tipo de polémicas quedarán  en el pasado.

http://eltiempo.com.ve/locales/regionales/salud/pacientes-tienen-derecho-a-elegir-tratamiento-medico/59505

La cirugía cardíaca es segura para los testigos de Jehová

Un estudio sugiere que los testigos de Jehová, cuyas creencias religiosas les impiden recibir transfusiones de sangre, evolucionarían tan bien como otros pacientes después de una cirugía cardíaca.

Los cirujanos suelen tomar precauciones prequirúrgicas adicionales (administración de vitaminas B y hierro) para asegurarse de que los glóbulos rojos de esos pacientes no bajen demasiado durante la cirugía. Y esas precauciones darían buen resultado.

“La estrategia de manejo actual (…) no aumentaría los riesgos en esos pacientes y, en realidad, algunas complicaciones disminuyen”, dijo la doctora Colleen Koch, coautora del estudio de la Clínica de Cleveland.

Con su equipo comparó la evolución de 322 testigos de Jehová operados del corazón en su centro entre 1983 y el 2011, sin utilizar una transfusión de sangre, con la de una cantidad igual de pacientes que habían recibido transfusiones. A la mayoría se le había realizado un bypass.

Una cantidad similar de ambos grupos (10 testigos de Jehová y 14 del grupo control) murió en el hospital. Un testigo de Jehová tuvo un infarto durante la cirugía, comparado con nueve del grupo que recibió transfusiones sanguíneas.

Los testigos de Jehová también pasaron menos tiempo en el hospital y la unidad de terapia intensiva y fueron menos propensos a necesitar otra cirugía por sangrados.

Ahora, “demostramos que los cuidados que tomamos son seguros”, dijo la autora.

Koch consideró que no existe motivo por el cual no se podría aplicar el mismo enfoque en pacientes con bajo riesgo de padecer anemia que no sean testigos de Jehová. La anemia, junto con el sangrado excesivo, es la causa principal por la que hay que hacerles una transfusión a los pacientes.

El equipo había demostrado que las transfusiones aumentan el riesgo de complicaciones. Y el doctor Victor Ferraris, cirujano del Centro Médico Chandler de la Universidad de Kentucky, Lexington, explicó que existe una “variación enorme” en cuanto a qué pacientes reciben una transfusión: entre el cero y el 88 por ciento de los pacientes tratados con un bypass, según el centro.

“Debemos examinar mejor algunas de estas prácticas y determinar si podríamos aplicarlas de manera más amplia”, dijo Koch.

“Esa es la cuestión fundamental”, dijo Ferraris, que escribió un comentario publicado con el estudio en Archives of Internal Medicine.

“Si podemos operar a todos esos testigos de Jehová de manera segura y obtener resultados comparables sin transfusiones, ¿Por qué no lo replicamos en el resto de los pacientes?”, se preguntó.

Ferraris señaló que una limitación del estudio es que los testigos de Jehová operados del corazón serían más saludables que otros pacientes: no fuman, no beben alcohol ni consumen drogas por vía intravenosa, y los médicos quizás evitan la cirugía cardíaca si están tan enfermos como para necesitar posiblemente una transfusión sanguínea.

Aún así, Ferraris opinó que más pacientes se beneficiarían, y menos necesitarían una transfusión si reciben la preparación prequirúrgica con las precauciones que se adoptan en los testigos de Jehová.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, online 2 de julio del 2012