Cuba mantiene restricciones severas a la religión

Las restricciones del gobierno cubano a la religión se mantienen severas, aunque el año pasado se redujeron en varios frentes, de acuerdo con el informe anual del Departamento de Estado de EEUU sobre la libertad de religión en todo el mundo.

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry (cen.), habla durante una conferencia el lunes en Washington sobre el informe anual de ese organismo sobre la libertad de religión en todo el mundo.
“En China, Cuba, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán, la actividad religiosa solo es legal si está explícitamente autorizada por el estado”, dijo el sumario del informe país por país, hecho público el lunes.

El informe confirmó una reciente tendencia hacia aumentar la libertad de la práctica de la religión en Cuba —oficialmente atea de 1962 a 1992— junto con continuos controles estrictos en los lugares en que la religión se cruza con la política.

“Este informe se aproxima a datos que yo he recibido también desde Cuba —más libertad, pero no en el lado político— a no ser que sea de acuerdo” con el gobierno, dijo Marcos Antonio Ramos, un pastor retirado e historiador de la religión que reside en Miami.

La mayoría de los grupos religiosos de la isla informaron una menor interferencia del gobierno en su capacidad para atraer a nuevos miembros, llevar a cabo servicios religiosos, importar materiales religiosos y recibir donaciones del extranjero, informó el Departamento de Estado.

También encontraron más fácil llevar a cabo proyectos de caridad, educacionales y servicios a la comunidad, agregó, incluyendo asistencia de salud y nutrición a las personas de más edad, y clases después de la escuela para los niños.

Funcionarios del gobierno hicieron más fácil traer a trabajadores religiosos extranjeros y restaurar templos, y devolvieron varias propiedades de iglesias confiscadas en la década de 1960, de acuerdo con la información.

Sin embargo, el Partido Comunista de Cuba, a través de su Oficina de Asuntos Religiosos (OAR) “supervisa y regula casi todos los aspectos de la vida religiosa”, agregó el informe.

Funcionarios gubernamentales “hostigaron a dirigentes religiosos, previnieron a activistas de derechos humanos asistir a servicios religiosos y en algunos casos, emplearon la violencia para prevenir a los activistas participar en protestas políticas”, después de servicios religiosos, agregó.

El gobierno también detuvo rutinariamente a miembros de las disidentes Damas de Blanco para prevenirles asistir los domingos a misas católicas, especialmente en las provincias de Matanzas, Holguín, Villa Clara y Santiago de Cuba, de acuerdo con el informe.

“La mayoría de los dirigentes religiosos informaron que ejercitaron la auto censura en lo que predicaban” por temor a represalias del gobierno, agregó. Y algunos grupos dijeron que el gobierno confiscó y distribuyó asistencia enviada a los grupos para ayudar a las víctimas del huracán Sandy en el 2012.

El 12 de noviembre pasado, un programa nacional de televisión calificó a las iglesias evangélicas de “organizaciones subversivas” y “parte de un gran plan del gobierno de EEUU para socavar al gobierno cubano”, de acuerdo con el informe.

Algunos grupos religiosos, como los Testigos de Jehová y la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, no son oficialmente reconocidos y sus miembros son sometidos a una “supervisión generalizada de sus movimientos, llamadas telefónicas, visitantes y reuniones religiosas”.

La mayoría de las llamadas “iglesias caseras”, establecidas debido a la falta de construcciones, nunca han sido oficialmente reconocidas, pero operan sin ninguna o muy poca interferencia del gobierno, dijo el informe.

La Iglesia Católica lleva dos seminarios y el país isleño tiene varios centros interreligiosos para educar a pastores, agregó, pero Cuba no permite escuelas o universiades religiosas.

El Departamento de Estado dijo que la Iglesia Católica manifestó que el 60 por ciento o 70 por ciento de los cubanos están bautizados y el reporte estima que la membresía en las iglesias protestantes es un 5 por ciento de los 11 millones de personas en el país, con los bautistas y pentecostales como los mayores grupos.

Muchos cubanos, especialmente los negros, también practican religiones con raíces africanas pero mezcladas con elementos de catolicismo, como la Santería, lo que hace difíl estimar su membresía, informó el Departamento de Estado.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2014/07/28/1809216/cuba-mantiene-restricciones-severas.html#storylink=cpy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *