Fallo ordena respetar la voluntad de paciente terminal

Una mujer, de 73 años, que tiene leucemia y está en estado terminal, expresó ante el juez de instrucción Martín Lozada que no deseaba recibir una transfusión de sangre. El magistrado hizo lugar al pedido y en un fallo resolvió que se respete la voluntad de la paciente, quien es Testigo de Jehová.


La sentencia de Lozada se conoció el viernes por intermedio de la oficina de prensa local del Poder Judicial de la provincia.

Lozada dictó el fallo luego de analizar la problemática planteada, de escuchar a la paciente, a los médicos intervinientes, a la fiscalía y a la Defensoría de menores e incapaces.

Por eso, el juez ordenó a las autoridades de un sanatorio privado de esta ciudad que deberán respetar la voluntad expresada por la paciente. Y, en consecuencia, deberán abstenerse de realizar las prácticas e intervenciones médicas, porque fueron rechazadas por la mujer.

“Ante un caso de la gravedad del presente corresponde recordar que una de las premisas fundamentales de la libertad individual en la Constitución Nacional se encuentra en el artículo 19, que consagra que las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados”, recordó Lozada.

Sostuvo que ese artículo “otorga al individuo un ámbito de libertad en el cual éste puede adoptar libremente las decisiones fundamentales acerca de su persona, sin interferencia alguna por parte del Estado o de los particulares, en tanto dichas decisiones no violen derechos de terceros a través de las cuales se expresa su obrar con libertad”.

Afirmó que “tales principios resultan de particular aplicación al presente caso, en el que se encuentran comprometidos, precisamente, las creencias religiosas, la salud, la personalidad espiritual y física, y la integridad corporal”.

Sostuvo que “es posible afirmar que la posibilidad de aceptar o rechazar un tratamiento específico, o de seleccionar una forma alternativa de tratamiento hace a la autodeterminación y autonomía personal”. “A punto tal que los pacientes tienen derecho a hacer opciones de acuerdo con sus propios valores o puntos de vista, aun cuando parezcan irracionales o imprudentes, y que esa libre elección debe ser respetada”, añadió Lozada.

http://www.elciudadanobche.com.ar/interior.php?accion=ver_nota&id_nota=29526

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *