Haití: Un hermano predicando en un campo de refugio


Este es mi diario de Marzo 1-5 de 2010 predicando un campo de refugio en Haití.
En Enero, en Jimani, República Dominicana, los hermanos coordinadores hicieron
un trabajo increíble de sacar a nuestros hermanos haitianos de la zona tan rápido
como podían. Como resultado, durante algunos periodos de tiempo durante la
semana, nos quedamos sin hermanos o estudiantes de la biblia en Jimani que
atender, ya que habían sido trasladados a hospitales mejor equipados. Así, durante
estos “tiempos lentos”, los voluntarios Testigos de Jehová quienes tenían
experiencia de enfermería e interpretación fueron capaces de dirigir su atención a
ayudar al personal médico y dando consuelo espiritual a los pacientes cuando era
apropiado.
Todos nos interesamos en un niño de 9 años llamado Jameson, quien no es
testigo de Jehová, ni pariente de uno. Pero él estaba solo en el hospital sin familia.
Estaba inconsolable en un principio. Se fracturó todo, desde la cintura para abajo.
En cualquier caso, lo tomamos bajo nuestra ala. Los pacientes a su alrededor en la
sala, incluyendo a un hombre de 55 años llamado Jean Simón, se convirtieron en
nuestros amigos, debido a la cantidad de tiempo que pasamos en esa habitación.
Ambos, Jameson y Jean Simon son del distrito 32,33 de “Delma” en Puerto
Príncipe.
Lo que parecían circunstancias trágicas para Jameson, han resultado no ser tan
malas. Su tía lo estaba criando todo el tiempo; algo que desconocíamos. Solo
entendíamos que su mama murió. Su madre ha muerto, eso si…… hace 8 años!
Jameson ni la recuerda. Sin embargo, su hermano gemelo murió en el terremoto.
Habíamos pensado que su mama murió en el sismo y que quedo huérfano. De
todos modos, su tía ha ido a verlo en el campamento donde esta y vendrá por él
cuando se organiza, en vista de que su casa se cayo. Sus yesos fueron retirados a
fines de febrero y puede caminar con ayuda. Un final feliz. Es lamentable que a los
9 años de edad, no sabe leer.
Yo intercambie números de teléfonos móviles con algunos de estos que tuve la
oportunidad de iniciar los estudios durante esta semana en Jimaní. Seguí en
contacto durante los siguientes 6 semanas. Todo el mundo fue trasladado a “LOVE
A CHILD” orfanato en Haití. Ellos me preguntaban cuando iría a visitarlos. Así que
no pude resistir la tentación de hacer el viaje para visitar y ver si podía regar las
semillas que habíamos sembrado.
Así que la semana pasada había planeado una visita al campamento de refugiados
de Haití. Traté de reunir un grupo de 4 para compartir los costos de combustible.
Aunque todos sintieron el deseo, uno por uno, cancelaron. Nadie podía hacer el
viaje por diferentes razones. Así que en lugar de esperar, me fui solo. Resultó ser
una sabia elección.
Después de un viaje de 7 horas de donde yo vivo en San Francisco, República
Dominicana, llegue al campamento en Haití el Lunes, 1 de Marzo a las 5pm. Hay
entre 6-800 refugiados allí. Casi todas las tiendas de campaña tienen entre 6-8
haitianos. Normalmente una persona lesionada y 1 miembro de la familia que cuida
de ellos. Hay 2 campos, 1 kilometro de distancia. Aquel en el que mis re-visitas
están, está siendo dirigido por la Universidad de Harvard. Esta en la propiedad de
del orfanato, que está patrocinada por la Cristiandad, dirigido por una pareja de
americanos.
Metí un colchón de aire, muchas latas de sardinas, frutos secos y agua
embotellada. Me dispuse a dormir casi en cualquier lugar incluyendo mi camioneta.
Fui recibido por decenas y decenas de haitianos agradecidos que se recordaban
de mí del hospital de Jimaní y pidieron por otros hermanos por su nombre. Así que
empecé mi visita con Jameson y el Sr. Jean Simon, en la tienda # 1.4.
Finalmente me permitieron acceso el campamento sólo después de convencerlos.
Tienen horas de visita de 9am-1pm. Les expliqué a los de seguridad la distancia
que viajé para ver mis amigos. Cedieron y me dejaron entra por un rato. Así que al
anochecer, yo todavía no sabía dónde iba a dormir. Probablemente, en mi camión.
Pero yo sabía que si salía del local, probablemente tendría la misma dificultad de
volver a entrar al día siguiente ya que no estaba con una organización de
voluntarios oficial. Y si dormía en mi camioneta en el estacionamiento de visitantes,
corría el riesgo de que los coordinadores del campamento me vieran y me
expulsaran. Jean Simon y los otros 5 que compartían tienda de campaña 1,4
insistieron que me quedara con ellos en su tienda de campaña. Algo así como Lidia
en Filipos en el libro de hechos. Así lo hice.
En esta tienda hay 6 personas. 4 heridos y 2 acompañantes familiares. Todos eran
personas que recordaba del Hospital de Jimaní, aunque no tenia mucha relación
con ellos con la excepción de Jean Simon y Jameson. Una mujer mayor llamada
Roslene que está con su nieto de 12 años de edad, herido, llamado Lui Marc. Una
mujer con su niño de 5 años, también herido. Jean Simon, que tiene heridas
menores en su brazo. Y Jameson. Estos 6 me recibieron y fueron muy
hospitalarios.
Así que dormí en la carpa con ellos en el suelo durante 5 días. No ideal, pero me
alegro de haberlo hecho. Fue fácilmente los 5 días mas divertidas de mi vida. Tuve
la oportunidad de predicar de manera informal durante todo el día, cada día
durante 5 días. Sin corbata! Inicie formalmente un estudio con los chicos. Entre los
adultos, nuestras conversaciones de la biblia en la tienda de campaña duraban
hasta la medianoche, al menos. Una mañana, al romper las 5 a.m. Roslene me
preguntó si yo estaba despierto. “Lo estoy ahora”. Se permite las mujeres Testigos
de Jehová usar pantalones? !Tremenda pregunta a las 5 a.m.!
Nota al margen: A las 5am unos cuantos haitianos comenzaban a cantar canciones
religiosas. El grupo se hace más grandes y más grandes hasta que todos se
despiertan. No podía entender todo, pero en realidad era un poco agradable.
Durante las horas de visita, me sentaba en el área común con mi Biblia abierta y
pude tener increíble conversaciones con grandes grupos a la vez. Otras veces me
iba de carpa en carpa a saludar y me quedaba para conversar. Muchos ya estaban
leyendo sus Biblias de todos modos. Cuando eso, no estaba ofreciendo mucha
literatura, ya que mi surtido en Frances y Criollo no era abundante. Más bien, yo
estaba tratando de tener una idea de quienes estaban realmente interesados.
Después de unos minutos de una gran conversación, yo decía: “Tengo un libro que
tienes que leer, espérame aquí”.
Para el día #2 y 3, ya todos sabían quien era yo y a que vine. La gente se me
acercaba para literatura y con preguntas de la biblia. La mayoría de los haitianos
sabían que yo estaba residiendo en la tienda #1,4, pero les dije que mantuvieran
esa información para sí mismos para que los dirigentes no me despidieran. Les
encantó la idea y se reían de que “Yon moun blanc te vini isite pou pase mise avek
nou pou preche bon nouvel la.” (Que un hombre blanco había venido a pasar
miseria con nosotros para predicar la buenas nuevas)
Después de las horas de visita (1pm) mantuve un bajo perfil y mostraba nuestros
DVDs Watchtower en mi computadora portátil en la tienda. Vimos casi todas, y
algunas varias veces. Muchos se enteraron y nuestra tienda recibió más visitantes
para ver las películas. Me arrepentí de haber elegido un video en particular
después de que ya comenzó. “Respetar la autoridad de Jehová”. Oh, sí, este es el
relato donde Jehová abre la tierra y traga a Coré y su pandilla, estilo TEREMOTO!
Tremenda elección de película! (Idiota soy) Cuando llegó esa parte, la gente gritó:
“Eso es igual que nuestro terremoto”! Así que después tuve que explicar la
diferencia de los castigos divinos y las desgracias naturales. Primera y última vez
que mostré ese DVD.
Después de la puesta del sol, tenía más libertad. Alrededor de las 6 pm, todo el
personal médico terminaba su jornada y se retiraban a los edificios de voluntarios,
sobre de 200 metros de distancia de las zonas de tiendas de campaña. Así que
podía visitar con los pacientes y predicar libremente sin problemas. En realidad era
sólo un 1 organizador que me atacaba. Un héroe de Boston que me recordaba
todos los días a la 1 pm en punto de que las horas de visita habían terminado. Yo
decía: “Oh, Bien, no hay problema, gracias hombre!”. Y luego me pasaba a la
clandestinidad. Movía mi vehiculo detrás de algunos árboles. Para día #3, la
mayoría de los haitianos lo sabían. Algunos me preguntaban donde estaba toda la
tarde porque querían hablar conmigo. Así que les expliqué la política. Pero que
había viajado 7 horas para visitar a mis amigos y que 4 horas de visita por día fue
apenas el tiempo suficiente para hablar de la Biblia con la gente. Todos estuvieron
de acuerdo. Les pareció cómico que escondían un hombre blanco, de otro hombre
blanco.
Oré mucho y básicamente le dije a Jehová: “Tu y yo sabemos lo que estoy
logrando aquí y si es tu voluntad, haz que me quede. Con, o sin permiso, no me
importa.” Dure la totalidad de los 5 días que me propuse. El tipo de “Boston” nunca
me hallo pasado de las 1 de la tarde.
En nuestra tienda de campaña, Roslene estaba ayudando a su nieto en una silla
de ruedas para llevarlo al baño. Me ofrecí para ayudar. Así que lo levanté y lo puse
en la silla de ruedas. Y empezamos a caminar. 2 hombres haitianos llegaron
preguntando por mí acerca de un libro que le había dado a un amigo. Roslene se
adelantó a tomar su nieto hasta los aseos, pero yo iba a ayudarla a transferirlo de
la silla al toilet. Pero me vi envuelto y distraído con estos individuos pidiendo un
libro. Cuando llegué a los baños, llegué tarde y terminaron. Roslene sólo se rió y
dijo que no me preocupara. “Eso es lo que viniste a hacer y que es más
importante”.
Una noche no pude dormir debido a los mosquitos, así que me levanté alrededor
de las 3am. Observe pequeño grupo de personas que se encontraban debajo de
un árbol, hablando. Algunos simplemente no podían dormir, otros eran guardias de
seguridad, todos haitianos. Así que les pregunté si querían ver una película. Vimos
juntos el “Nuestra Asociación de Hermanos” DVD.
Cada noche, hubo un servicio religioso en esa misma área común, bajo un árbol
con bancos. Alrededor de 200 personas se sentaban a escuchar y el resto
escuchaban desde sus tiendas de campaña. Hay un micrófono y juego baterías.
Supongo que fue la noche de micrófono abierto. Nunca he asistido a una iglesia
evangélica por lo que esta fue mi primera exposición a ella. La gente se emocionan
muchísimo y gritan. La mayoría hablaban muy rápido. Un pastor hablaba sobre lo
que perdieron: “Hemos perdido casa, hemos perdido pertenencias, hemos perdido
las madres, esposas, hijos, hemos perdido brazos, piernas, etc, pero el Señor sabe
por qué hace esto! Todo el mundo gritaba “AMEN!” Mientras tanto, en mi tienda los
7 de nosotros compartiendo aunque también escuchando el servicio de la iglesia
aunque no quizieramos. Esto sentó las bases para conversaciones nocturnas
sobre lo falso y anti-bíblico que todo lo que el pastor había dicho era. Fue tan
impresionante.
(Podríamos fácilmente dar una discurso público allí con el mismo micrófono)
Luego, minutos después de que concluyó, alrededor de las 8:30pm, aprovechaba
para hacer una ronda de tienda en tienda. Le preguntaba a la gente lo que
pensaban del servicio de iglesia. Más conversaciones siguieron. La mayoría me
preguntaba dónde yo estaba durante el servicio, sorprendidos que no me vieran
allí. Yo simplemente respondía: “Yo soy Testigos de Jehová, tú lo sabes ¿no?
Bueno, mi conciencia no me permite participar en otros servicios de iglesia. Creo lo
que la Biblia enseña acerca de Dios y la mayor parte de lo que se dijo en el
servicio que escuché esta noche, se basó en mentiras y falsas creencias. ¿Quieres
algunos ejemplos? ¿Puedes buscar tu Biblia? Así que he decidido permanecer solo
en mi tienda de campaña hasta que termina.” (Caras de asombro e incredulidad en
sus rostros; estoy a favor de hablar muy directo, crudo y pelado, pero con tacto)
Mi cosa favorita era guiar las conversaciones hacia el tema de los cielos.
Preguntaba a la gente si querían ir al cielo después al morir. Una vez que todo el
mundo dijo que sí, entonces yo decía: “Pregunten me alguien ahora si quiero ir al
cielo cuando muero. Vamos a ver, pregunten me.” La gente se reía, pero yo
insistía: “Anda, pregunten me”. “¿Quieres ir al cielo cuando mueras?” “¡No!” – Les
contesté. Todo el mundo se reía, incrédulos. “Ahora pregunten me por qué.” ¿Por
qué? Paske li pa gen banan na ciel la, (algo simpático cuando lo dice un gordo) li
pa gen fútbol, li pa gen timoun, li pa gen rivye pou nage ladan. Pa gen anyen konsa
“(Porque no hay plátano en el cielo, ni fútbol, ni niños, ni ríos para nadar ni nada
por el estilo.) Lo cierto es que no soy muy fanático al plátano ni al fútbol, pero ellos
si lo son. Entonces les decía: “alguien, buscame una biblia rápido!” y leíamos Sal
37:10,11,29. Es como algunos de ellos nunca habían oído hablar de vida en la
tierra.
Alrededor de una hora antes de salir el viernes 6 de marzo, un hombre se me
acercó con otro haitiano bien vestido. “Aquí está”, dijo uno al otro. El hombre bien
vestido era un pastor de “Asambleas de Dios”. Dijo que había oído que yo era un
pastor. Le dije que yo era Testigo de Jehová. Era muy humilde y manso. Dudo
mucho que él fue uno de los que gritaban en el servicio de la iglesia. Hubo otro
orador que estaba tranquilo, sereno y lógico. En realidad predicaba algunas cosas
precisas. Puesto que sólo oí la voz, no puedo estar seguro, pero me imagino que
era él. De todas formas, si lo entendí correctamente, estaba interesado en nosotros
predicar juntos. Le di las gracias por pensar en mí y respetuosamente decliné y
explique que no participaba en unión de fe. Él lo entendió. Tengo su dirección de
correo electrónico y pienso darle testimonio por email.
Para uno bañarse, era, en una sola palabra: Asqueroso, incómodo y vergonzoso.
Pero me preparé y me lance, ya que no tenía acceso a donde la gente blanca se
aseaban. El resto de esta conversación la tendremos que tener en persona.
Siguiente tema.
Por la noche, me iba a bañar de nuevo antes de acostarme. Todo oscuro, con un
promedio de 5-10 haitianos esperando su turno, en toallas. Tan pronto que llegaba,
las preguntas bíblicas comenzaban. Les expliqué a un grupo de Adventistas por
qué los T.J. no van a la guerra y de qué manera demostramos la clase de amor
que Jesús enseño en Juan 13:34,35…..¿por qué la observación del día de reposo
no es una obligación para los cristianos……todo en criollo haitiano. Comenzaba
cada explicación con la advertencia: “Bon, mwen te jamn esplike sa nan kreyol la,
men pou ou, mwen ka fe yon ti efo.” (Bueno, yo nunca he explicado esto en criollo
antes, pero voy a intentarlo por ti.) Y habría un público cautivo por el tiempo que yo
quería. En este campo, nadie tiene prisa o va a ninguna parte! Uno estaba
satisfecho con mi respuesta antes de terminarla y quería seguir con otra pregunta y
los otros le dijeron ssssss! que me dejara continuar. Valió la pena estar de pie en
una pulgada de agua de baño sucia. (Esta conversación fue antes de bañarnos, no
todos desnudos. jajaja)
En la víspera de mi última noche, escuche a 2 mujeres hablar sobre el servicio de
la iglesia que acababa de terminar. Una comentó a otra que quería ser bautizada
antes de ser demasiado tarde. La otra respondió que era algo importante pero que
no quería ser bautizada con ellos. Mis oídos se reanimaron. Ella dijo que ella no
estaba de acuerdo con lo que oía. Afortunadamente, la conversación se
interrumpió y la otra tuvo que irse. Así que amablemente le pregunté qué era lo que
ella no estaba de acuerdo. Esta mujer de 23 años me dijo que ella antes estudiaba
la Biblia con los Testigos de Jehová. Y que sabia que lo que se acababa de
predicar era falso. Aun no me había identificado como testigo. (falta de corbata tal
vez) Le dije que era T.J. y luego le pregunté por qué dejó de estudiar. Ella me dijo
que la persona que estudió con ella, en 2002, hizo algo muy malo. Ella se
desanimó y dejó de estudiar. Nunca progreso hasta el punto de ser publicadora,
aunque si se unió a la Escuela del Ministerio. Lo convertí en una visita de pastoreo.
Mi primera pregunta fue: “Desde que suspendiste tus estudios de la biblia, ¿te
siente más cerca o más lejos de Jehová?” Sus ojos se cayeron a sus pies. Le dije
que sabía la respuesta. Le expliqué que lo que sea que esa persona hizo, no está
justificada y que Jehová la (o lo) disciplinaria si aun no lo ha hecho ya. Pero ¿por
qué dejar a Jehová por algo que una persona imperfecta hizo? Dios no tiene la
culpa.
Le dije que yo era un anciano de congregación y que hacemos todo lo posible para
mantener a la congregación de Cristo limpia. Después de una conversación de
media hora. Le llevé el libro ‘Que enseña la biblia realmente?’ en criollo que nunca
había visto. (Ella estudió el libro ‘conocimiento’, e incluso avanzó a una 2nda
publicación, pero no llegaron muy lejos. Me di cuenta de que tenía que repasarlo)
Empezó a leerlo de inmediato. Le dije que ella debería considerar seriamente
reanudar su estudio de la biblia con este nuevo libro. No me dijo ni si ni no. La dejé
a reflexionar sobre eso.
Ayer por la mañana (viernes 5 de marzo) Vi la puerta de su tienda de campaña
abierta y ella estaba sentada en su cama leyendo la Biblia. De mi tienda, le grité a
ella: “¡Buenos días! Juan 6:60-69. Léalo! “Ella sonrió. Unos 15 minutos después
me acerqué y le pregunté qué pensaba de todo el capítulo y de qué se trataba. Le
dije que, aunque Pedro se sorprendió del discurso de Jesús, un poco confundido.
El sabía que nunca encontraría “dichos de vida eterna” en otro lugar. Yo le dije:
“Has encontrado la verdad, y te alejaste de ella. Y ahora te sientes muy lejos de la
protección de Jehová.” La noche anterior, le expliqué lo que habíamos hecho para
nuestros hermanos haitianos en Jimaní. Yo le dije: “Mira donde estás ahora, estás
en un campo de refugiados sin hermanos a tu alrededor, excepto yo, obligada a
escuchar servicios religioso que no estás de acuerdo”. Aunque no se lo dije
directamente, lo cierto es que si no hubiera abandonado la congregación, ahora
estaría recuperándose en una casa de refugio con otros hermanos heridos, siendo
atendida por hermanos! Disfrutando de reuniones cristianas en la misma casa de
recuperacion! No en un campo de refugio. Le dije que Jehová quiere que regrese a
su familia. Le dije que me iba a marchar en aproximadamente 2 horas y yo no
sabía si, o cuándo iba a volver.
En menos de una hora, me llamó y dijo que ella decidió que quería comenzar su
estudio con los Testigos de nuevo. Le di mi último libro “Vivir con el día de Jehová
muy presente” y le señale los capítulos 5-8 que son fundamentales para las
personas inactivas.
Debido al volumen de personas interesadas allí, me resulto difícil escribir nombres
y números de contacto. Y yo no leo la escritura cursiva muy bien. Así que, con 2
personas, tomé un vídeo de un minuto de ellos el la cámara, indicando su nombre,
su número de tienda de campaña, su número de celular, sus heridas y su barrio en
Puerto Príncipe. Y que les gustaría que un Testigo de Jehová los visitara en el
campo para estudiar la Biblia con ellos. He enviado el enlace de “youtube” a Betel
Haití. Esta chica es una de ellas. Lamentablemente se me ocurrió esto sólo 1 hora
antes de irme. Así que tengo algunos nombres de otras personas interesadas, pero
no mas de allí. Solo sé qué tiendas que están adentro. En la mayoría de los libros
que coloque, escribí mi correo electrónico y número de celular para ellos
contactarme, y ponerlos en contacto con alguien para estudiar con ellos, ya que
muchos perdieron sus teléfonos móviles en el terremoto. Mi comprensión del creol
a través del teléfono es terrible, y se los expliqué para que no se sorprenden. Yo
les dije que cuando me llamen, que hablen despacio y no sentirse frustrados si les
cuelgo para llamarlos de vuelta con un hablante nativo. Vamos a ver.
Muchas de estas personas estarán allí por un largo tiempo. Nadie sabe a ciencia
cierta. Incluso después de recuperarse físicamente, muchos no tienen a dónde ir.
Así que supongo que algunos serán trasladados a otro campo no muy lejos, que es
más para las personas desplazadas que no son necesariamente heridos. Está a
cargo de otro grupo de Estados Unidos y parece tener menos reglas. He hecho
una buena impresión con uno de los coordinadores de enfermería y le ofrecí mis
limitados conocimientos y la interpretación en el futuro. No es que esas sean mis
intenciones, pero podría darme la libertad de predicar y visitar sin restricciones de
las horas de visita.
El jueves, empecé a decirle a la gente que me iba mañana (viernes). Pequeño
error. Durante toda la mañana, la gente me preguntaba “Te vas ya?” Todavía no.
“¿Te vas ya?” No te vayas sin pasar por tienda #____ para despedirte. Era una
petición imposible. Además, mi ‘familia’ en la tienda de 1,4 deseaban visitar un
poco antes de irme. También imposible. Tuve la mayor parte de mi literatura para
poner en manos de gente con quienes había visitado. Eran ya las 12pm y tenia un
largo viaje de 7 horas por delante, incluyendo una frontera para cruzar. Así que
tomé lo que quedaba de mis revistas, biblias y libros y los deje al azar con
cualquiera que veía leyendo de su Biblia.
En la tienda de 1,4, para cuando mi semana se terminaba, Roslene (la abuela) y
Juan Simón (el hombre de más edad), decían que eran Testigos de Jehová.
Hicimos la consideración del texto diario por la mañana y leíamos la Biblia juntos.
Le di el folleto examinando a Roslene para que puedan seguirlo haciendo juntos.
Mantener los comentarios a 30 segundos era imposible. Seguro que entendieron
30 MINUTOS o menos. Me dieron gracias por la visita. Dijeron. “Esto es lo que
necesitamos! No necesitamos dinero, no necesitamos alimentos. Podemos
sobrevivir con cosas pequeñas. Necesitamos la palabra de Dios, necesitamos
Jehová!” Al final, cuando me despedí del nieto de Roslene (Lui Marc), le di un
abrazo y un beso en la mejilla, ella se cubrió el rostro con su blusa, avergonzada
de que estaba llorando. (Le prometí hacer arreglos para que alguien continué el
estudio con él. Lo dejé en la lección 7 del libro “Aprendamos del gran maestro”.)
Ella escuchó y participó en la mayoría de nuestros estudios, en la tienda de
campaña.
Aunque no inicie un estudio con ella de manera formal , Roslene es un estudio de
la Biblia seguro, sin duda. Ella vive en Cabo Haitiano, y espera que la visite. Estuve
de acuerdo para visitarla bajo 1 sola condición. (Gran pausa dramática. Su
expresión cambio de una vez) “Sólo si me llevas al Salón del Reino y que asistes a
las reuniones conmigo.” Por su mirada, creo que esperaba que yo dijera algo
diferente. “Por supuesto que iré contigo!”
Me explicó que hace unos años, su médico encontró bultos en los senos, ella fue
diagnosticada con algún tipo de cáncer de mama. Incluso sacó un informe de los
médicos para yo leerlo. El tratamiento y la cirugía para extirpar ambos senos
costaría 11.000 $ EE.UU.. Una suma de dinero demasiado grande para una
persona pobre, o cualquiera. Así que ella rezaba y rezaba. Luego sacó otro informe
médico que confirmó que no había tejido cancerosos. Así que ella esta convencida
de que su fe en Dios la curó. Es agradable y reconfortante, pero ¿qué pasa si el
cáncer regresa o alguna otra enfermedad y no se cura. Así que le leí la “espina en
la carne”, relato del apóstol Pablo. Le expliqué que Jehová no interviene
milagrosamente, como lo hizo en el pasado. Como con la esposa de Abrahan, de
dar a luz a la tierna edad de 90. Tampoco contesta nuestras oraciones siempre de
la manera en que esperamos. Pero lo que nos promete es el “poder más allá de lo
normal” para soportar la tragedia o la enfermedad o lo que sea. Ese mismo día el
texto, creo que para el jueves trataba eso. Cómo Dios nos puede animar con
palabras de consuelo de un hermano, un versículo de la Biblia etc. No
necesariamente librarnos del problema, sino ayudarnos a aguantar. Y que todo
esto es temporal hasta que Dios traiga la solución permanente. Aunque esto era
nuevo para ella, parecía aceptarlo.
No tengo idea de donde la zona ‘Delma’ en Puerto Príncipe es. Supongo que es
como una ruta larga que sube por los números 31,32,33, etc. Pero como promedio,
de cada 10 personas, 9 eran de la zona Delma. Así que no puedo esperar andar
por la zona Delma y ver cuánta gente me recuerdan. Despué que se reconstruye.
La información de contacto de las personas interesadas está en las manos
adecuadas. Betel determinará qué se puede hacer para dar atención a estos
campamentos y los interesados que están alli.
Si desean ayudar y tienen las circunstancas para mudarse a Haiti, pueden ponerse
en contacto con la sucursal. De lo contrario, pueden seguir apoyando la obra
enconomicamente, echando sus contribuciones en la caja indicada ‘obra mundial’.
Gracias por haber leido.
Fuente: S. para www.noticiasteocraticas.org

9 pensamientos en “Haití: Un hermano predicando en un campo de refugio”

  1. debe haber sido,muy reconfortante,volver a ver a todos estos afectados,que con tanto cariño estuvisteis cuidando,yo tambien les he mostrado todas lad noticias,que he recibido vuestras y tambien me han preguntado,como estaban ellos,ahora les mostrare,este relato tan animador,que me habeis mandado.para que ellos tambien disfruten,de este,gracias hermanos,que maravilloso es tener hermanos asi,y todo gracias e jehova.

  2. Que Jehová te dé la fuerza que es más allá de lo normal para poder realizar tan arduo trabajo. Soy de Argentina, sé que puedo hacer poco por nuestro hermanos haitianos y cuando leo lo que llegan a hacer no tengo más que palabras de agradecimiento a Jehová por la hermosa organización a la que pertenezco. Muchas bendiciones para todos!!

  3. Queridos hnos. como mi circunstancias no me permiten mudarme a haiti,me queda seguir orando a Dios para que les de las fuerzas mas alla de lo normal para seguir resistiendo esos terribles momentos.
    Una hna. en la fe.
    Griselda.

  4. No existen palabras para describir el amor de este hermano, de sacrificarse sin necesidad para ayudar a otros que no son de su fe, sabemos que Jehova recomprensara esa bondad, esperamos que pronto estas personas se pongan de parte de Jehova, gracias por compartir tan excitante y animadora experiencia.

  5. Muchas gracias, hermano, por compartir estas experiencias tan maravillosas. Que Jehovà lo siga bendiciendo a usted que tuvo y seguramente tendrá para ayudar directamente a las personas haitianas. Un abrazo desde México.

  6. Que Jehová continue bendiciéndolo con su espíritu, para que como ministro siga llevando Sus palabras y consuelo a quienes más lo necesitan. Agradezco a Jehová Quien nos hace hermanos de siervos que como ud ponen ejemplo. Mediante su relato he aprendido mucho y hasta me hizo reír. Que Jehová continue bendiciendo a sus siervos fieles.

  7. ¡Qué maravilloso es! Ver a un hermano tan celoso de obras excelentes. Esta es una imagen que los siervos de Jehová estamos acostumbrados ver en nuestras congregaciones, ya que nos esforzamos por ser celosos en predicar las buenas nuevas de algo mejor (el Reino de Dios). Esperamos que Jehová os siga bendiciendo a toda la hermandad mundial y a todos los millones que se unirán a al adoración verdadera.

  8. Que hermoso espíritu de precursor de nuestro querido hermano,y sobretodo su gran amor y confianza en nuestro amoroso Padre Jehová,un conducta digna de imitar en estos tiempos tan dificultosos, que Jehová siga bendiciendo estos arreglos pues”¡Feliz es el pueblo para quien es justamente así!”¡Feliz es el pueblo cuyo Dios es Jehová!”(sal.144:15)gracias por estas experiencias,cariños para uds. desde Chile.

  9. realmente eso es amor… que mejor incentivo
    para estas personas que el esfuerzo & abnegacion que este
    hermano demostro…

    no cabe duda que el amor seria
    loque reconoceria a la religion verdadera..
    que jehova siga bendiciendo a este hermano
    & a muchos otros que dan de sus energias
    ,ecursos para que el nombre de jehova
    se de a conocer & se cumplan su proposito de que
    todas reciban consuelo con las escrituras..

    su ejemplo demuestra que solo basta
    el deseo de querer ayudar a otros.
    todo lo demas ahi que dejarselo a jehova.

    que jehova te bendiga por tus esferzos
    & ayude a todas esas personas a progresar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *