Iglesia católica pierde adeptos

Iglesia católica pierde adeptos

Responsabilizan a la desatención, problemas sociales y marginalidad

 

TIJUANA, BC.— La desatención a los problemas sociales en las comunidades indígenas del sureste del país le costó caro a la Iglesia católica, que ha perdido una tercera parte de sus adeptos en esa región, reveló aquí el Atlas de la diversidad religiosa en México. El estudio realizado por diversas instituciones académicas advierte que por una tendencia similar en los estados del norte de la República mexicana, los católicos corren un riesgo serio de perder más espacios.

Renée de la Torre Castellanos, experta del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) del occidente de Guadalajara, aseguró que el estudio, que abarca de 1950 a 2000, revela que actualmente en el sureste del país son más los protestantes, en especial los Testigos de Jehová.

Avanzan mormones y pentecostales

En el centro del país, la Iglesia católica mantiene su hegemonía, pero en las zonas urbanas avanzan los mormones, mientras que en las áreas rurales se nota un incremento, con marcada tendencia, de los pentecostales.

La investigadora descartó que los casos de pederastia en la Iglesia católica hayan provocado la salida de feligreses de sus filas.

“El católico continúa siendo católico a pesar de su jerarquía y a pesar de la Iglesia”, añadió De la Torre Castellanos, coordinadora de la obra junto con la investigadora de El Colegio de Jalisco, Cristina Gutiérrez Zúñiga.

Según el estudio, la pluralidad religiosa ha marcado una nueva regionalización del país, como sucedió con el caso de los adventistas, la única religión que está logrando una territorialización entre los estados de Tabasco, Chiapas, Oaxaca y Veracruz.

Testigos de Jehová , en todo el país

Por su parte, los Testigos de Jehová abarcan todo el territorio nacional, sin estar concentrados en alguna zona específica, y los mormones están mucho más ubicados en zonas de alta densidad urbana como son grandes ciudades del país.

La investigadora aseguró que la elaboración del Atlas permitió ver los factores presentes en los lugares o poblaciones más abiertas al cambio religioso, “y encontramos entre esos factores enumerados el de marginalidad y etnicidad, sobre todo, dentro de lo que es el desarrollo de las ofertas pentecostales”, agregó.

Asimismo, De la Torre Castellanos consideró que lo interesante fue descifrar el término “sin religión” y descubrir que no es una población atea, sino que no se identifica con una religión, pero que en muchas partes están muy identificada con grupos indígenas con prácticas que consideran como religión.

En la elaboración del Atlas, considerado el primero en su tipo en América Latina, también participaron el Colegio de la Frontera Norte (Colef), el Colegio de Michoacán, el Conacyt y la Universidad de Quintana Roo.

http://estadis.eluniversal.com.mx/estados/67476.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *