La fe estimula el cerebro, incluso el de los ateos

La fe estimula el cerebro, incluso el de los ateos.

La meditación intensa altera la materia gris, reforzando las regiones que hacen centrar la mente y alimentan la compasión; también y calman el miedo y la ira.

Los monjes budistas y las monjas católicas aumentan el poder de sus cerebros a través de la meditación y la oración, pero incluso los ateos pueden disfrutar de los beneficios mentales que los creyentes obtienen de su fe, según un reconocido autor de neurociencia.

La clave, según argumenta Andrew Newberg en su nuevo libro “How God Changes Your Brain” (Cómo cambia Dios tu cerebro, en una traducción literal), reside en la concentración y los efectos calmantes que la meditación o la oración intensa tiene dentro de nuestras cabezas.

Los escáneres cerebrales muestran que la meditación intensa altera la materia gris, reforzando las regiones que hacen centrar la mente y alimentan la compasión, al tiempo que calman aquellas relacionadas con el miedo y la ira.

Tanto si quien medita cree en lo sobrenatural como si es ateo que repite un mantra, asegura, el resultado puede ser el mismo – un crecimiento de la compasión que enseña prácticamente toda religión y una reducción de los sentimientos y emociones negativas.

“En esencia, cuando piensas en las cuestiones realmente importantes en la vida – sean estas religiosas, científicas o psicológicas – tu cerebro crece”,indica Newberg, responsable del Centro para la Espiritualidad y la Mente de la Universidad de Pensilvania.

“No importa si se es cristiano o judío, musulmán o hindú, agnóstico o ateo”, escribe en su libro, elaborado conjuntamente con Mark Robert Waldman, terapeuta del centro.[…]

http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/fe-estimula-cerebro-incluso-ateos/serpro/20090818csrcsrsoc_1/Tes

3 pensamientos en “La fe estimula el cerebro, incluso el de los ateos”

  1. Jesús dijo en Mateo 5:3 que “Feliz es el que tiene conciencia de su necesidad espiritual”.

    La necesidad del hombre de cubrir dicha necesidad es claramente manifiesta… en todos.

    Esto avala y corrobora la veracidad de las palabras de Jesucristo, las que tenemos registradas en la Biblia para nuestra instrucciòn y consuelo.

    La Biblia es una veraz “amiga” que nos ha estado diciendo palabras veraces durante siglos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *