Más de 40.000 niños franceses crecen inmersos en sectas

Más de 40.000 niños franceses crecen inmersos en sectas
Un estudio parlamentario pide un mayor control de estos menores
J. M. MARTÍ FONT – París – 20/12/2006

En Francia hay entre 40.000 y 80.000 niños que crecen en un entorno sectario y corren serio peligro de padecer secuelas el resto de su vida, no sólo en su personalidad, sino también en su salud. Una comisión parlamentaria presidida por el conservador (UMP) George Fenech que ha investigado este tema hizo público ayer su informe en el que denuncia la “negligencia” de los servicios públicos al afrontar este fenómeno.

Un informe parlamentario denuncia la negligencia de los servicios públicos ante los peligros que amenazan a los menores que viven en sectas.

El informe considera que a estos menores “se les roba la infancia” y corren serio peligro de padecer graves problemas cuando lleguen a adultos debido al adoctrinamiento al que son sometidos, las condiciones a menudo precarias en las que viven, la falta de controles sanitarios como las vacunaciones y la dudosa escolarización que siguen. En Francia, constitucionalmente, los padres tienen derecho a no escolarizar a sus hijos y educarlos en casa si así lo desean. A cambio, teóricamente, deben someterse periódicamente a controles del sistema educativo.

Los parlamentarios denuncian que los controles que se realizan no son efectivos y acusan a los servicios públicos de “negligencia” e incluso de “complacencia” con los movimientos sectarios. El informe hace una mención específica a determinadas sectas que ofrecen servicios de “ayuda escolar” que en realidad son técnicas de proselitismo. Y cita concretamente a la Iglesia de la Cienciología, que desde 1985 dispone en París de un instituto de clases particulares de matemáticas, que propone “dar consejos a los padres y ayudar al niño a descubrir y conseguir sus objetivos”.

El informe cita otras sectas como la de Sokka Gakkai, de inspiración budista, o la secta Tabitha’s Place, una comunidad bíblica que pretende vivir como los antiguos cristianos, salió recientemente a la luz pública cuando dos miembros de la comisión visitaron uno de sus centros cerca de Pau, en el sur de Francia y los franceses descubrieron que aquellos niños lo desconocían todo del mundo exterior.

Los diputados, que investigaron sobre este asunto durante más de un año, hacen en su informe 50 proposiciones para afrontar los peligros del fenómeno sectario que se centran en controlar las condiciones de escolarización de los niños y reforzar el seguimiento médico. Una de dichas propuestas, por ejemplo, pide que se penalice el rechazo a la vacunación y que no sea posible negarse a una transfusión sanguínea en caso de necesidad.

Sólo uno de los 30 diputados que forman la comisión, Christian Vanneste -también de la gubernamental UMP- se desmarcó del informe. Entre las principales razones que cita en un comunicado Vanneste para explicar por qué no ha votado el informe, figura el hecho de que se derivan proposiciones discriminatorias en términos legales.

Los testigos de Jehová, que en Francia tienen el estatuto de asociación de culto y cuentan -según datos del Gobierno- con 45.000 adeptos, pero que los parlamentarios incluyen en la galaxia sectaria, denunciaron haberse convertido en un “objetivo obsesivo” de la comisión.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/40000/ninos/franceses/crecen/inmersos/sectas/elpepusoc/20061220elpepisoc_9/Tes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *