Mineros piden garantías, temen más agresiones

Mineros piden garantías, temen más agresiones

Por Javier Rueda Hernández/Agencia de Información y Análisis Quadratín
Martes 13 de Febrero de 2007

Morelia, Mich., 13 de febrero de 2007.- Mineros de la Sección 271 demandaron a las autoridades estatales garantías para continuar con su “lucha” pues temen por su integridad física y las de sus familiares.

En conferencia de prensa, al menos ocho trabajadores siderúrgicos de Lázaro Cárdenas, entre ellos varios golpeados por la refriega del pasado 2 de febrero, propusieron la creación de un comité provisional que dé una salida momentánea al conflicto minero.

Aún con claras huellas de la golpiza que recibieron a manos de “vándalos contratados” por la gente de Napoleón Gómez Urrutia, exigieron al gobierno del estado y federal que no se desliguen de la problemática que ya ha dejado muertos y heridos.

César Reyes, uno de los representantes de la Sección 271, denunció que al menos 200 trabajadores han sido despedidos de las empresas, de los cuales 150 son Testigos de Jehová que no han querido participar en las movilizaciones “violentas” de la mafia de Gómez Urrutia.

Sostuvo que este mismo día podrían acudir a la ciudad de México para interponer una serie de quejas ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

César Reyes deslindó a la Sección 271 de los hechos del 2 de febrero, “nunca fue un enfrentamiento, ellos vinieron a golpearnos y a masacrarnos. Ellos estaban armados y balearon a varios de los compañeros”.

Detalló que no hay condiciones para realizar un paro nacional minero como lo ha venido señalando Napoleón Gómez Urrutia pues no cuenta con el apoyo de la mayoría de los trabajadores, sólo con un pequeño grupo de golpeadores que se han apoderado no sólo del sindicato sino del puerto de Lázaro Cárdenas.

Indicó que al menos 10 denuncias penales pesan sobre seguidores de Gómez Urrutia, mismo que se paran en la Subprocuraduría General, y no son detenidos a pesar de que han cometido varios y graves delitos tanto estatales como federales.

Los mineros señalaron que no “queremos que el proceso electoral intervenga y se retrace la justicia que estamos demandando desde hace varios meses”.

César Reyes recordó que el día de los hechos más de 200 jóvenes que habían estado “bebiendo y drogándose”, “nos agredieron” hasta casi matar a varios de los compañeros.

Dijo que las acusaciones que han hecho en su contra los seguidores de Napoleón Gómez Urrutia nos ha afectado moralmente y agregó que no sólo tienen secuestrado al sindicato sino a todo el puerto Lázaro Cárdenas que no avala las prácticas de esta gente.

http://www.mimorelia.com/vernota.php?id=25049

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *