Morcilla para los Testigos de Jehová

Con permiso del Señor
Demetrio Ramos elabora en Villada una variedad de morcilla para los Testigos de Jehová, que no consumen sangre

Demetrio Ramos en su fábrica de morcillas de Villada. / SANTIAGO RODRÍGUEZ

Con permiso del Señor

Los Testigos de Jehová argumentan que la sangre siempre ha estado prohibida divinamente para el consumo humano. Según muestran en las escrituras, en un principio el ser humano era vegetariano, y la primera mención de carne en la dieta se dio después del diluvio de los días de Noé. «Todo lo que se mueve y vive os servirá de alimento, lo mismo que las legumbres y las plantas verdes. Os lo he dado todo. Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis», aparece en el Génesis 9:3,4, y los Testigos de Jehová argumentan que Noé fue el antecesor común de la humanidad. Por consiguiente, la prohibición de alimentarse de sangre es universal. El único uso aceptable para la sangre era, en época de Israel, el de los sacrificios. Y, hoy en día, la prohibición incluye incluso las transfusiones de sangre. Pero la morcilla de Villada es un pecado al que cuesta resistirse.
Una solicitud
Una clienta que profesa esta religión preguntó en la charcutería La Nueva Bodega’, ubicada en la avenida República Argentina, por morcillas sin sangre. Y, aunque la respuesta fue negativa, al dueño del establecimiento se le ocurrió ponerse en contacto con Morcillas Villada, uno de sus proveedores, para sondear tal posibilidad. Y el bueno de Demetrio Ramos se puso a trabajar ipso facto.
«Ha hecho muestras, y parece que les han gustado», señalan en la tienda de delicatessen cuando se les pregunta por la aceptación de esta variedad de morcilla entre los Testigos de Jehová. Y Demetrio Ramos explica la fórmula de esta chacina. «Es igual que la morcilla normal, con cebolla, manteca de cerdo, especias y arroz, pero sin sangre.
El proceso es distinto, se utilizan los almidones del arroz para solidificar el producto, de forma que cuando se corte con un cuchillo sea uniforme. Lo único que varía es el color, que es como el del caramelo, pajizo», abunda Demetrio Ramos, que incide en el nombre con el que ha bautizado su hijo a esta morcilla. «Ecuménica», apunta el propietario de Morcillas Villada. Palabra que, según la Real Academia de la Lengua, significa universal, que se extiende a todo el orbe.
Pedidos
«Si les gusta, harán más pedidos, aquí igual no residen muchos, pero la idea es comercializar el producto fuera de Palencia, contamos con distribuidores en muchos puntos de España y hay mucha gente que nos compra a través de Internet», apostilla Demetrio Ramos, que está a la espera de los resultados para matizar el picante en las morcillas dirigidas a los Testigos de Jehová.
«Ojalá nos pidan muchos kilos y empecemos a funcionar, porque a la crisis hay que darle palos por todos los lados», asegura Demetrio Ramos. Si la crisis es ecuménica, porqué no va a serlo la morcilla, pensará.
http://www.nortecastilla.es/20090608/palencia/permiso-senor-20090608.html

Un pensamiento en “Morcilla para los Testigos de Jehová”

  1. Hola,

    Soy de Ecuador y acà conozco una hermana que tiene una farmacia que tambièn suele vender morcillas sin sangre para los interesados de nosotros. Por primera vez en mi vida comì morcilla… jeje.. pero sin sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *