Quieren prohibir la lectura de la Biblia

¿Se debería prohibir La lectura de La Biblia en las escuelas?

La prensa alemana publicaba recientemente un artículo titulado “la Biblia, un libro brutal” en el que el autor invitaba a reflexionar sobre si el Antiguo Testamento puede hacer agresivo a quien lo lee. Esta cuestión fue el tema de estudio de tres importantes universidades que después de un proceso riguroso tuvieron que admitir que efectivamente El Antiguo Testamento producía un incremento de la agresividad y de la predisposición a la violencia.
La mayoría de personas se preguntarán qué pasajes de la Biblia habrán leído esas personas para que aumente en ellos el deseo o el impulso de agredir a otros, cuando se trata de un libro sagrado o al menos pasa por ser un libro sagrado. Pregunta que denota que la mayoría de personas y entre ellas la mayoría de católicos, desconoce el contenido de un libro realmente sangriento del que hay que entresacar con mucho tacto y precisión lo que es la palabra de Dios y lo que es la palabra introducida por hombres y que ha pasado a lo largo de miles de años por palabra de Dios.
Algunos ejemplos los encontramos en el Deuteronomio, por ejemplo en el capítulo 20.16, se dice: “Pero de las ciudades de estos pueblos que Jehová tu Dios te da por heredad, ninguna persona dejarás con vida, sino que los destruirás completamente: al heteo, al amorreo… todos esos pueblos, como Jehová tu Dios te ha mandado”. Y en el capítulo 32.42: “Embriagaré de sangre mis saetas, y mi espada devorará carne; En la sangre de los muertos y de los cautivos; En las cabezas de larga cabellera del enemigo. Alabad, naciones, a su pueblo”. Ciertamente son pasajes sanguinarios que deben dar a la reflexión sobre todo en la actualidad, donde hacer apología de la violencia es un delito que está penado.
Con toda razón y visto lo visto no es de extrañar que en la actualidad la Biblia se encuentre expuesta a críticas cada vez más duras, lo que sin embargo para la Iglesia es una herejía pues según su fe lo contenido en ella de principio a fin es palabra de Dios. El Vaticano incluso presume de su infalibilidad. ¿Pero qué pensaría una persona que no supiera nada de la Biblia, un lector verdaderamente imparcial y que leyera textos de este calado? ¿A favor de quien se pondría, de los defensores o de los detractores? ¿Qué imagen de Dios obtendría?, seguramente la de un Dios cruel, iracundo y vengativo. (Entendamos que para los católicos este análisis es realmente difícil pues recordemos que la misma Iglesia condena como pecado mortal el simple hecho de dudar de la autoría de la Biblia o de la veracidad de sus pasajes, lo que supone un enorme impedimento para reflexionar con libertad sobre ello).
Después de esto se puede entender que el autor del artículo incluso haya llegado valientemente a formular la pregunta de sí en las escuelas, que ya de por sí tienen cada vez más problemas con la disposición a la violencia de los alumnos, no se debería tal vez prohibir la lectura de la Biblia. ¿Se podría y se debería realmente prohibir?

http://www.laopinion.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008100700_23_174479__Lectores-deberia-prohibir-lectura-Biblia-escuelas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *