Respetemos la autoridad de Jehová

¿Con qué asocia los antiguos nombres de Coré, Datán y Abiram? Seguramente con una rebelión. ¿Recuerda contra qué se rebelaron? Contra la autoridad divina. Los detalles de esta trágica historia se encuentran en el capítulo 16 de Números.

En la aleccionadora escenificación del video Respetemos la autoridad de Jehová notará el conflicto que surgió entre los fieles hijos de Coré y su rebelde padre, quien se estaba poniendo en contra del Soberano del universo (Núm. 26:9-11). Este drama de la vida real debería impulsarnos a todos a desarrollar una lealtad todavía más profunda a Jehová.

Mientras ve el video, trate de reconocer las escenas en las que Coré y sus compañeros rebeldes demostraron falta de lealtad en los siguientes asuntos fundamentales:
1) ¿Cómo demostraron falta de respeto a la autoridad divina?
2) ¿De qué manera permitieron que el orgullo, la ambición y los celos influyeran en ellos?
3) ¿De qué modo se centraron en las imperfecciones de los hombres nombrados por Jehová?
4) ¿Qué actitud de queja habían adoptado?
5) ¿Por qué se sintieron descontentos con sus privilegios de servicio?
6) ¿Cómo antepusieron la amistad y las relaciones familiares a su lealtad a Dios?

Examine cómo repercuten las lecciones que enseña este drama bíblico en nuestra visión personal de la autoridad divina hoy día:
1) ¿Cómo deberíamos reaccionar ante las decisiones de los ancianos de la congregación, y por qué?
2) ¿Cómo podemos neutralizar cualquier motivación impropia que surja en nosotros?
3) ¿Cómo deberíamos responder ante las imperfecciones de quienes han sido nombrados para dirigirnos?
4) ¿Qué tendríamos que hacer si nuestro corazón empezara a evidenciar un espíritu de queja?
5) ¿Cómo deberíamos sentirnos con respecto a cualquier privilegio que hayamos recibido?
6) ¿Quiénes no deben tener nunca prioridad sobre nuestra lealtad a Dios, y cuándo podría esto convertirse en una dura prueba para nosotros?

Después de analizar esta información, ¿por qué no ve el video de nuevo? Así quedarán bien grabadas en su mente las razones por las que siempre debemos respetar la autoridad de Jehová (Sal. 18:25; 37:28).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *