Si estoy en fase terminal, pido que me retiren el tratamiento que prolonga mi vida

«Si estoy en fase terminal, pido que me retiren el tratamiento que prolonga mi vida»

Víctor Tomás Viana ha registrado también su oposición a las transfusiones sanguíneas

Víctor Tomás Viana es uno de los riojanos que ha registrado su testamento vital./ MIGUEL HERREROS

«Si estoy en fase terminal, pido que me retiren el tratamiento que prolonga mi vida»

El 22 de enero de 2008, Víctor Tomás Viana presentó su Documento de Instrucciones Previas en el Registro. En él especificaba su voluntad sobre los tratamientos médicos que desea recibir en caso de una enfermedad o accidente.
Los Testigos de Jehová no aceptan sangre, ni sus cuatro componentes principales -glóbulos rojos, glóbulos blancos, plasma y plaquetas- ni la extracción y almacenamiento preoperatorios de sangre para su posterior reinfusión. Se deja a la conciencia de cada uno aceptar o no fracciones pequeñas como albúminas o globulinas inmunológicas.
«Es un principio universal recogido en distintas partes de la Biblia. En el libro del Génesis se le da a Noé, después del diluvio, la autorización para comer carne de animales, pero no su sangre. Es porque la sangre simboliza la vida y la vida es sagrada para Dios. También aparece en el Levítico. En el cristianismo se reitera la prohibición en el libro de Los Hechos, capítulo 15».
En su testamento vital, Tomás Viana renuncia a las transfusiones de sangre y hemoderivados y exonera a los médicos, al hospital y a su personal sanitario de cualquier responsabilidad por su negativa a aceptar sangre.
«Es mi deseo que no se me prolongue la vida mediante procedimientos de mantenimiento de la vida, si llego a estar en una situación incurable o irreversible que me provoque la muerte en un tiempo relativamente corto. Si me encuentro en fase terminal y no puedo tomar decisiones respecto al tratamiento médico, pido al facultativo que me atienda que no me aplique o que retire cualquier tratamiento que simplemente prolongue mi proceso de muerte y que no sea necesario para mi bienestar global o para aliviar mis sufrimientos».
Fracciones sanguíneas
En cuanto a fracciones sanguíneas, «rechazo albúmina, inmunoglobulinas, factores de coagulación, hemoglobina, hemina e interferones derivados de sangre», pero «acepto hemodilución, circulación extracorpórea, diálisis, parche hemático epidural y recuperación de sangre sin interrupción, aunque rechazo plasmaféresis, marcaje y gel plaquetario autólogo o de otra persona».
En el documento de Instrucciones Previas también hay otros temas que se pueden especificar: el alivio del dolor, la donación de órganos o del cuerpo a la ciencia, el lugar donde quieren pasar sus últimos momentos y la recepción de asistencia religiosa, así como la disposición del cuerpo, en caso de sobrevenir el fallecimiento.
«Este documento tiene para nosotros mucho valor porque supone que si, en un momento dado, estamos inconscientes, hemos sufrido un accidente serio y no podemos expresar nuestra postura sobre qué tratamientos o procedimientos aceptaríamos, en el documento podemos especificar todo eso».
«Aunque nosotros no podamos hablar, el documento lo hace», resume.
http://www.elcorreodigital.com/alava/20090913/rioja/estoy-fase-terminal-pido-20090913.html

2 pensamientos en “Si estoy en fase terminal, pido que me retiren el tratamiento que prolonga mi vida”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *