Tratar la anemia de los pacientes ayuda al Servet a ahorrar un 10% de sangre

Tratar la anemia de los pacientes ayuda al Servet a ahorrar un 10% de sangre
El hospital ha potenciado además modernas técnicas quirúrgicas y las autotransfusiones. Los especialistas del centro aseguran que estos métodos son positivos para lograr una mejor recuperación y evitar infecciones.

LARA COTERA. Zaragoza | La sangre es un bien tan vital como escaso. Un recurso natural imposible de producir a día de hoy cuya carencia trae de cabeza a casi todas las Comunidades. La respuesta de los donantes aún no es suficiente, pero las operaciones aumentan y se vuelven más complejas. ¿Cómo actuar entonces?.

El servicio de Hematología y Hemoterapia del Miguel Servet lleva una década perfeccionando técnicas de ahorro de sangre, y su esfuerzo está dando frutos. Desde el año 2003, el centro sanitario ha conseguido ahorrar, de manera progresiva, 2.761 unidades. Si hace cinco años, se consumieron 15.718, el 2006 se cerró con 12.957. Es decir, se está consiguiendo reducir el consumo aproximadamente en un 10% sin que esto diezme la calidad y la seguridad del paciente.

Los programas en marcha son muchos, pero los hematólogos hacen especial hincapié en el poder del hierro. El hospital zaragozano se posiciona como uno de los centros pioneros mundiales en técnicas como el tratamiento y prevención de la anemia periquirúrgica (la que puede aparecer antes o después una operación), y ya ha tratado a un gran número de afectados con esta sustancia elemental a través de la vía intravenosa. La técnica, aunque ha demostrado ser muy efectiva, sobre todo en pacientes en diálisis, oncológicos o con enfermedades de la sangre, aún no está generalizada en otros centros sanitarios.

Un reciente informe elaborado por profesionales de la Casa Grande y que será publicado en septiembre en la prestigiosa revista de hematología “Haematologica” , señala los beneficios de estos procedimientos, que ellos ya utilizan. Sus conclusiones también se expondrán en el próximo congreso nacional de Hematología, que se celebrará en Pamplona.

Entre los autores de este artículo especializado están el jefe de servicio de Hematología y Hemoterapia, Manuel Giralt, y José Antonio García Erce, miembro de la unidad y coordinador de los programas de ahorro de sangre. También, el jefe de Traumatología de este hospital, el profesor Antonio Herrera, y el doctor Cuenca, de la misma especialidad.

El informe destaca que la anemia suele estar presente hasta en la mitad de los pacientes quirúrgicos y en el 90% de ellos cuando ya han sido operados. “Y eso a pesar de que no se puede consentir que a estas alturas llegue ninguna persona al quirófano con un déficit de hierro”, asegura García Erce.

Seguimiento a 1.800 pacientes

Estos expertos han seguido a 1.800 pacientes que han pasado por los quirófanos del Servet entre enero de 2003 y mayo de 2007, y han constatado que unas simples deficiencias de hierro y vitaminas B (B12 y ácido fólico) en la sangre pueden retrasar la recuperación y aumentan el riesgo del paciente de ser transfundido y de sufrir infecciones intrahospitalarias.

Es, por tanto, un problema, pero para el que ya existen sencillas soluciones. Estos expertos recalcan que, suministrando EPO (una proteína que regula la producción de glóbulos rojos) o hierro intravenoso a pacientes críticos o en algunas operaciones, no solo se reducen las transfusiones sanguíneas alogénicas (es decir, las que provienen de un donante distinto al receptor), sino que pueden disminuir la morbilidad. En otros casos, la administración oral de esta sustancia las semanas previas al ingreso puede ser beneficiosa, como en la cirugía ortopédica.

Más de mil donaciones autólogas

Estas tácticas no son las únicas, y la autotransfusión es clave. El doctor Giralt, jefe de servicio, resalta que en lo que va de año se han conseguido más de mil donaciones autólogas (el paciente da sangre para sí mismo). En el Servet, éstas suponen ya un porcentaje bastante más alto que en otros grandes hospitales nacionales.

La autotransfusión se usa en muchas cirugías de traumatología, y se ha extendido a las de urología (próstata y vejiga), hígado, o de digestivo, como cáncer de colon o úlcera gástrica, entre otros.

A veces, se administran también al enfermo vitaminas en las semanas previas. Además, en algunas cirugías cardiacas o vasculares se utiliza un complejo utensilio durante la operación, el “recuperador” o “cell saver”. Éste facilita que la sangre que se pierde se “lave” y vuelva a reinfundirse al paciente.

En otras, como la cirugía de rodilla, se puede reutilizar, tras filtración, la sangre perdida por los drenajes en las horas siguientes a la cirugía. Estos recuperadores permiten hacer “autotransfusión postoperatoria”. Todas estas intervenciones se consideran especialmente importantes, porque no sólo son aceptadas y útiles en el caso de los testigos de Jehová, sino que “deberían ofrecerse a todos los aragoneses sin discriminación de creencia religiosa, lugar de residencia o área sanitaria atendida”, insiste García Erce.

http://www.heraldo.es/heraldo.html?noticia=206012

Un pensamiento en “Tratar la anemia de los pacientes ayuda al Servet a ahorrar un 10% de sangre”

  1. Les saludo Y que Jehová les bendiga ,soy pediatra ,tengo varias experiencias en relación al no uso de transfusiones de sangre:
    Niño de 8 años
    Diagnóstico: Insuficiencia renal terminal
    Padres: Testigos de Jehová al igual que yo
    Situación : es dado de “alta” por parte de hospital local debido a la negativa por parte de los padres a no transfundir a su hijo.
    Pronóstico :reservado; el niño estaba comenzando ,en su casa rápidamente a entrar en coma por retención de desechos nitrogenados (altamente tóxicos especialmente para las funciones neuronales ,y por ende ,de sus funciones cerebrales),además retención de agua ,sodio etc.
    Disyuntiva : recordé ,ante la no disponibilidad inmediata del traslado a otro centro asistencial…la experiencia aparecida en la revista ¡despertad!….a una hermana que hebía estado cerca de tres meses con el sistema de “peritoneo diálisis”….en otras palabras,se coloca dentro del abdómen una especie de tubo flexible por donde el líquido de intercambio …..el mismo que se utiliza en las máquinas de diálisis y que posee la capacidad de intercambiar los tóxicos hacia el exterior e intercambiarlos por los que la sangre necesita en ese momento.

    Situación personal: comenté a la familia la alternativa de efectuar algo similar ,pero que sería de altísimo riesgo ,debido ….no sólo a la grave anemia a que el niño había llegado….sino a que ya estaba entrando en coma ,ante lo cual los padres me dieron todo su apoyo…

    Decisión : el niño con sus ojitos enteabiertos me dice “tío,confío en usted ,por favor opéreme,ante lo cual y después de una ferviente oración ….estábamos el que habla ,una hermana arsenalera ,una hermana enfermera ,no hubo anestesista que nos quisiese ayudar…así que utilizé anestesia local !!….ciertamente Jehová guió mis manos ,ya que, el niño ya se estaba quedando dormido por el coma y una anestesia general podía ser fatal….se comenzó abriendo el pequeño abdómen que ,estando a gran tensión …sus intestinos salieron con violencia….¿yo?…orando fervorósamente a Jehová …el tiempo corría en contra nuestra ,se hizo el procedimiento de introducir a través de la pared abdominal dicho tubo para hacer ingresar el líquido de intercambio ,y otro para extraer el líquido que en forma forzada salía hacia el interior de la cavidad abdominal….pasan las horas ,comenzé a cerrar el abdómen del niño con la gran pregunta…¿ funcionaría el sistema?…¿ cómo reaccionaría el niño?….¿recobraría la conciencia?….¿en cuanto tiempo?….ciertamente muchas preguntas que pasan rápidamente por la mente …finalmente se termina el procedimiento …la hermana enfermera procede a abrir la llave de paso…¿funcionaría ?…¡si !….grita la hermana ,de contentamiento….la fatiga no se sentía …se comienza a retirar los elementos para la cirugía ,se coloca un apósito ….antes de terminar de efectuar la limpieza de rigor ….a mis espaldas una voz infantil me dice ” tío veo que todo salió bien y Jehová guió sus manos “…..” ¿ sabe? ¡¡tengo hambre!!…no saben el regocigo que inundó mi alma !!…el niño rápidamente reaccionó y ,aunque estaba con una mascarilla de oxígeno hablaba perfectamente …en cosa de ¡minutos!….Ciertamente tenemos motivos para alabar a Jehová ….el permite que recordemos “todas las cosas”….como fué el que yo recordara la experiencia de la hermana ,y me diera la tranquilidad para proceder a rescatar una vida de tierna edad que se iba ….y se rescató ,gracias a Jehová …..¡sin una gota de sangre transfundida !..

    Dr.hno. Erick Garrido Sandoval

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *