Un hospital para los Testigos

El programa contempla aplicar la técnica incruenta en las intervenciones de vesícula, extirpación de tumores de mama y de colon y de trauma.

Cirugía sin sangre en Manises. Preparar a los enfermos para que entren al quirófano fuertes y con el nivel más alto de sangre, y disponer de unas máquinas para recuperar la sangre que pierde el paciente en la sala de operaciones y refundírsela después, son estrategias que prepara el hospital de Manises para convertirse en el centro estrella de la cirugía sin sangre, una opción que busca atraer a los Testigos de Jehová.

PILAR G. DEL BURGO VALENCIA Todavía no es el hospital de los Testigos de Jehová pero lo será en breve, cuando el programa de cirugía sin sangre comience su andadura. El hospital público de Manises, que gestiona la UTE de Sanitas y Ribera Salud, quiere convertirse en el centro de referencia de la Comunitat Valenciana en el abordaje quirúrgico incruento y, en unos años, hasta de España, junto con la Clínica Teknon que es la líder indiscutible en este tipo de operaciones.
El de Manises, como todos los centros hospitalarios públicos o privados, dedica anualmente una partida importante a pagar la factura del Centro de Trasfusiones que tiene la exclusividad en la extracción y tratamiento de los derivados sanguíneos. La sangre que es un bien “escaso y precioso” como la define el director asistencial del centro, Carlos Rodrigo, no está exenta de riesgos cuando hay que trasfundirla a un paciente.

Esta fue la doble óptica que llevó a la dirección a poner en marcha el ambicioso Plan de Ahorro de Sangre que pivota sobre tres principios estratégicos: preparar bien al paciente, ampliar la formación y las habilidades del equipo quirúrgico y disponer de los últimos equipamientos para no desperdiciar ni una sola gota de sangre que un paciente pierde en una intervención.

El horizonte se vislumbra, ya que en un futuro inmediato el programa de cirugía sin sangre -que es la segunda fase del Plan de Ahorro- incluirá las intervenciones de vesícula, extirpación de tumores de mama, neoplasias de colon, tiroides, hernias y, sobre todo, cirugía de traumatología. Eso sí, con una excepción como son los recambios de prótesis donde se consume gran cantidad del precioso líquido porque los pacientes, casi todos de avanzada edad, la pierden como si fuera agua de un grifo abierto.

Recuperador periquirúrgico
Uno de los elementos de esta magna aventura que más juego va a dar es el “recuperador periquirúrgico”, un aparato que recoge la sangre que el paciente pierde en el transcurso de la intervención y la filtra para podérsela trasfundir con riesgo cero a continuación, porque es del propio enfermo.
Pero para evitar el uso del recuperador, el plan contempla que el paciente llegue al quirófano con una preparación sanguínea excelente. Ya sea porque se le ha dado o inyectado hierro, EPO o moléculas de recuperación sanguínea. “El enfermo tiene que estar en las mejores condiciones”, afirmó el director asistencial que señaló que lo que se preve es que llegue al quirófano con un nivel de hemoglobulina de 15 en vez de 12. Más vigoroso.

Rodrigo ya tiene datos que indican que el programa de cirugía sin sangre irá viento en popa, ya que en 2012 con el Plan de Ahorro se consumió la misma que en 2011, operando un 12,8 % más.

El directivo apuntó que la iniciativa solo puede consolidarse con unos profesionales concienciados en preservar el consumo de sangre. Los cirujanos tienen que adquirir gran habilidad instrumental, “ser más finos y más estrictos, porque una técnica más cuidadosa reduce el consumo de sangre en coste y seguridad”.

Carlos Rodrigo apuntó que ya hay pacientes Testigos de Jehová que acuden a Manises al conocer que existe un programa de ahorro de sangre. “Y ahora, se les podrá ofertar un mayor número de intervenciones sin sangre o con el menor consumo posible”, un nicho económico de boyante futuro que también ha comenzado a explotar el hospital de Torrevieja, que gestiona la UTE Ribera Salud y Asisa.

http://www.levante-emv.com/comarcas/2013/02/26/hospital-testigos/977424.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *