Yo conozco un pueblo…

Arturo Cardona

Yo conozco un pueblo…

La humanidad cristiana, la que dice profesar las enseñanzas de Jesucristo, es estimada en 1.7 billones de personas en todo el planeta Tierra. A lo largo de unos dos mil años el cristianismo se ha dividido en multiples grupos, todos predicando que tienen la verdad y que son fieles a sus creencias. Pero la misma historia seglar nos demuestra que esas multiples religiones han caído en una serie de errores que son un retrato fiel y exacto de aquello que Jesucristo llamó la gran apostasía.

Apostasía, en términos bíblicos, no es otra cosa que el abandono de la verdadera causa, adoración y servicio a Dios. En suma, renunciar a lo que antes se profesaba y un total abandono de esos principios o de la fe. ¿Qué hechos demuestran este descarrilamiento de la cristiandad? Veamos.

La propia historia del hombre da fe de que las religiones cristianas han entrado en un apretado abrazo con los gobiernos de este mundo. Han marchando juntos a las guerras. Las iglesias se han vuelto poderosas en sentido material. Sus relaciones estrechas con el mundo financiero es innegable. Sus líderes -a todo nivel- han fallado en la moral, en la ética, y en lo espiritual. Sus enseñanzas cristianas las han diluído y adulterado con el llamado conocimiento de la alta intelectualidad. Esas mismas enseñanzas las han empastelado con el paganismo y la mitología que recogieron de Grecia, Roma, Egipto, Asiria, Babilonia y otros muchos pueblos paganos.

En otras palabras, el cristianismo se ha vuelto mundano; cayendo así en la predicha apostasía que Jesucristo le advirtió a sus discípulos. Jesucristo también enseño que no se podía estar en dos mesas al mismo tiempo. También dijo que “el que conmigo no recoge, desparrama”.

Si escudriñamos bien la Biblia vamos a encontrar una dura realidad. Siempre que Dios habla de su verdadero pueblo se refiere, inconfundiblemente, a un resto. En otras palabras, su verdadero pueblo siempre ha sido uno pequeño, carente de poder político, despojado de riquezas supérfluas, y sin una tilde de estar mezclado en ideas falsas. ¿Puede la cristiandad de la actualidad adjudicarse una transparencia moral y espiritual de esta magnitud? Su trayectoria histórica la delata como apóstata de esos grandes principios enseñados por Jesucristo, y luego por sus fieles apóstoles y seguidores.

Jesucristo le hizo este gran pedido a su Padre:”No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo”. Pero la cristiandad sigue en la oscuridad de la falsedad sin darse cuenta que la santidad de Dios no permite todo esos hechos que la cristiandad ha estado haciendo a través de dos mil años.

La cristiandad se ha entregado al mundo, le gusta los aplausos del mundo, le gusta el reconocimiento del mundo, le gusta sus riquezas materiales, le gusta su poder político, le gusta acompañar la espada que va a cristianizar a nombre de Dios, le gusta el número, la cantidad, ser mucho aunque la calidad sea mínima. La cristiandad ha montado una enorme fábrica de hacer cristianos, pero su laboratorio de control de calidad es pésimo.

Hoy sabemos de famosos líderes cristianos que han sido confidentes de presidentes, reyes y otros importantes personajes, pero que han fallado al no amar por igual a otras etnias. El mandamiento de amar al prójimo lo circunscriben, lo achican y lo profesan en una forma muy particular. Otros vuelan alto en su avaricia y codicia sin temor ninguno de contraer y formalizar alianzas económicas con líderes políticos que no tienen escrúpulos de ninguna clase. Hombres que someten a sus pueblos a las barbaridades más grandes. La cristiandad actual es una muy política que le gusta estar con todo el mundo.

Pero yo conozco un pueblo que, aunque pequeño, es grande. Aunque débil, es fuerte. Es grande porque su palabra es limpia. Es fuerte porque enseña quién es el verdadero Dios, y cuáles son sus propósitos para toda la humanidad. Es un pueblo que no tiene alianzas políticas ni económicas ni va a las guerras a matar a su prójimo. Es un pueblo que se gasta y desgasta alcanzando a la gente de todo el planeta para que conozcan la verdad limpia acerca del Creador de este formidable mundo. Un pueblo que no cobra por enseñar la palabra de Dios.

Un pueblo que no espera remuneración alguna cuando une dos seres en matrimonio. Un pueblo que ha sido y sigue siendo perseguido en muchos países del globo terráqueo. Un pueblo que para pertenecer a él hay que tener una elevada ética moral y espiritual. Un pueblo que vive la palabra de Dios día a día. En este pueblo no se da un cristianismo a medio tiempo. Día y noche, todos los días, están predicando y buscando aquellos seres humanos que en verdad estén dispuestos a conocer las verdades de Dios en su sentido más amplio y profundo.

Yo conozco ese pueblo. Ese pueblo lo constituye los Testigos de Jehová. Yo conozco ese pueblo, pero desgraciadamente no pertenezco a él. Mi talla moral y espiritual no ha podido elevarse lo necesario como para ser parte de ese pequeño y magnífico pueblo cristiano. En esta hermandad cristiana hay amor genuino. En ellos no hay cabida para cuentos tontos que realcen la mediocridad espiritual.

Aqui se separa el grano de la paja. Aqui no hay alabanzas saturadas con la farandula que da fama y dinero. En ellos la entrega a Dios es total y con deseos genuinos de servir al único Dios verdadero: Jehová. Todo esto es de fácil corroboración por todo aquel que se interese por conocer el verdadero propósito que tiene Dios para toda la humanidad por igual.

En este pueblo cristiano no existe el rito a los muertos. Ni beatos ni santos ni vírgenes ocupan espacio dentro de esta congregación cristiana. No hay otro intercesor –entre Dios y los hombres- que no sea su Hijo Jesucristo. El culto a imágenes tampoco es enseñado. Ni tampoco se aplica la falsa ley del diezmo. En ese pueblo no pululan los famosos y estrellas del espectáculo que tanta fanaticada atrae en la cristiandad.

En este pueblo tampoco se venden ni prometen parcelas celestiales para todo el buen cristiano al momento de su muerte. Tampoco se pone a la humanidad a temblar con la estúpida idea de un infierno eterno para los malos. Este es el mismo pueblo que Adolfo Hitler prometió que iba a desarraigar de la faz de la tierra. No lo consiguió. Hoy, este pueblo tiene presencia en más de 265 países y predican sus enseñanzas en 383 idiomas.

En este pueblo no tienen cabida el regaetón cristiano ni la salsa cristiana. Aquí no se fabrican cristianos a tutiplén. En este pueblo no pueden existir los cristianos part-time. En fin, las diferencias son muchas entre este pueblo y la amorfa cristiandad que nos confunde con sus tantas enseñanzas dulces, sutiles y tantos cuentos artificiosos.

Ese pueblo ríe, canta, llora, goza, trabaja, predica y espera con gran fe por todas las promesas que están encerradas en la infalible palabra de Dios.

Sinceramente queda,
Arturo Cardona Mattei
5 de septiembre de 2009
Caguas, Puerto Rico

fuente

16 pensamientos en “Yo conozco un pueblo…”

  1. Sin duda alguna, tal como dice la misma Palabra de Dios.
    Llegaria el momento en que se podria distinguir la diferencia entre alguin inicuo y alguien justo;uno que sirve a Dios y uno que no le sirve.
    Y tambien se predijo que los últimos dias
    la montaña de la casa de Jehová ( la adoraciòn pura y verdadera) llegaria a estar por encima de la cumbre de las montañas( las demas formas de adoracciòn y religiones falsas).

    Sin duda alguna el cumplimiento cabal que predijo Jesús en Mateo 24:14 la están cumpliendo a cabalidad unica y exclusivamente los Testigos de Jehovà.

    La evidencia habla por si misma….cuando llegue el momento desiganado por Dios mismo para establecer completamente su Reino y vindicar Su soberania como Gobernante Universal….recuerden una cosa…todos sabrán que los Testigos de Jehová estuvieron no solo advirtiendo, sino principalmente invitando alas personas a reconciliarse con Dios…..
    Deseo con ardor el tiempo en que la justicia y el amor reine para siempre sobre la faz de la tierra.

    Hay un futuro brillante y maravilloso par atodos los que aman la Palabra de Dios….las promesas de Dios se cumplirán con toda seguridad.

  2. no tenemos mas gozo que pertenecer a este pueblo que se identifica como testigos de jehova.. pido a jehova que nos siga dando fuerzas y su espiritu para buscar a esas personas que desean entrar a el… que nada nos detenga a seguir la vida que realmente lo es… jehova es un dios que sin falta cumplira sus promesas (2 Pedro, 3:13)

  3. no hay duda de que la gente se da cuenta
    de quienes son los verdaderos cristianos
    y hoy que estamos viviendo el cumplimiento
    de las profecias.
    Jehova les esta dando la oportunidad a toda la gente de ver el cumplimiento de sus promesas
    juan 3:16 mateo 24:14

  4. Gracias por tan bella carta, es inspiracion del espiritu de Jehova, que Jehova continue bendiciendo a su pueblo, al cuerpo gobernante para que siga instruyendo a su pueblo

  5. Muchisimas gracias por tan hermosas palabras!!!! Toda la gloria y la honra a nuestro gran Dios Jehova (Rev 4:11). Se hacen patentes las palabras de nuestro Señor Jesucristo “…Ustedes no son parte del mundo, sino que yo los he escogido del mundo, a causa de esto el mundo los odia”
    (Juan 15:19), pero a causa de las promesas divinas nos regocijamos y confiamos en Jehova (Isaias 41:10)

  6. que buenisimo es contar con el animo y fortaleza que nos dan estas cartas y los comentarios de buestros hermanos. saludos de argentina

  7. Hermoso comentario. Mucha gente se da cuenta de que el verdadero cristianismo lo practican los Testigos de Jehova.
    Ojalá que en futuro este señor llegue a ser parte de este “pueblo”que el conoce y admira.

  8. Es como una inyeccion de vitamina, para seguir trabajando para el unico ser que se merece todo nuestro amor Jehova dios.

  9. Amigos: Les doy mis mas expresivas gracias por publicar mi articulo. Espero que haya llegado a muchas partes del mundo. Lo que digo en ese articulo es lo que he visto y he aprendido de los Testigos de Jehova. Su palabra es una serena, limpia que hace crecer a sus miembros espiritualmente.

    Muchas gracias.

    Arturo Cardona Mattei
    Caguas, Puerto Rico

  10. Muchas gracias Arturo por hacer publica el reconocimiento que tiene de ese pueblo,asi como ud lo ve es en realidad a el pertenezco hace 36 anos y si volviera a nacer de nuevo seria parte de el,Jehova permita algun dia ud pueda ser parte de el,saludos

  11. Quería unirme al agradecimiento por este artículo y al Sr. Arturo por hacer público su opinión de nosotros los Testigos de Jehová. Eso significa alabanza de su parte al único Dios verdadero y Todopoderoso. Nos ha dado un inyección fuerte de ánimo ya que hay personas que aún no profesando nuestra religión, admira y reconoce nuestros esfuerzos por seguir predicando las buenas nuevas y gastarnos literalmente día tras día por seguir buscando a las personas dispuestas para vida. La gloria y la honra sea a Jehová nuestro Dios. Saludos a todos.

  12. la verdad gracias por estas hermosas palabras, yo estudio con los tetigos de jehova, y el aber encontrado este pequeño fragmento me da mas fuerzas para seguir adelante con esto, ojala dios me ayude a consegirlo, y formar parte de este hermoso Y pequeño pueblo que lo que realmente quieren es formar criatianos de verdad y dar conocer quien y como es el verdadero dios jehova por medio de la biblia, hechos y no solo palabras:
    gracias Sr. ARTURO CARDONA

  13. Gracias por compartir este mensaje y ver claramente como el Pueblo de Jehová se distingue cada dia más de las demas religiones; Sr. Cardona mis felicitaciones por el valor que tuvo de hablar asi del pueblo de Jehová, y compartirlo con el mundo; porque son personas que se esfuerzan todos los dias por vivir a la altura de las normas de Jehová, que aunque imperfectos, día a día pulen su personalidad y reflejan la sociedad que todos deseamos, maravillosas personas, llenas de amor y paz, y que toman los problemas de la vida, como oportunidades para ensalzar el nombre de Jehová Dios, un pueblo educado y preparado, con niños y jovenes que parecen tesoros en medio de tantos vicios, y adultos y ansianos que valen su peso en oro, por la sabiduria y la enorme calidad humana que viven y reflejan, espero algun día también estar a la altura espiritual de este maravilloso pueblo.

  14. que felicidad pertenecer al pueblo de jehova yo soy publicador no bautizado y gracias ala ayuda de jehova dios ahorita estoy estudiando las preguntas para el bautizmo.

  15. Muy agradecida porque como ya han comentado el resto de mis hermanos, la diferencia se nota, sabemos que no es el único que lo nota, el esclavo fiel y discreto constantemente nos da animos por medio de sus publicaciones en las cuales personas siempre hacen comentarios que respetan la organizacion y reconocen que pertenecemos a un pueblo especial (hechos 1:8) y no estamos gobernados por el espirituo inicuo el cual tiene cegado a este decayente sistema de cosas.

    Gracias Jehova por permitirnos ester dentro de tu pueblo y seguir alabandote a ti, el ünico Dios verdero. (Salmos 83:18)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *